El acoso escolar en los coles e institutos

Muchas veces vemos que las situaciones de acoso y preacoso escolar no son atajados de manera efectiva, conciliadora ni constructiva desde los colegios e institutos, sean públicos, concertados no-bullying-verde-recortadoo privados. Que los centros parecen ignorar las situaciones, mirar para otro lado o minimizar las consecuencias y el dolor que conllevan.

Los alumnos, tanto los que lo sufren, los que acosan y los que observan, frente a esto, se encuentran desconcertados, porque no obtienen el apoyo y ayuda que esperan de parte de los adultos, porque se sienten que no hay límites a sus agresiones y se sienten impunes, porque no saben para dónde dirigirse, o si intervenir o no, en cada uno de los casos.

Los padres y madres, a su vez, se indignan cuando de enteran ( a veces cuando las cosas ya van muy mal) y reclaman una actuación de protección hacia el indefenso o indefensa que muchas veces tarda en llegar, si llega,  y a veces es claramente insuficiente.

Frente a esto, lo que constatamos desde hace mucho tiempo trabajando con centros escolares es lo siguiente:

  • Los profesores no están preparados para situaciones de acoso, abusos ni alteraciones de la convivencia que vayan más allá de portarse mal en clase. Se les ha presentado como un recurso salvador de sus clases la expulsión, y ello se ha demostrado ineficaz en el caso de situaciones de convivencia. A los docentes les faltan espacios formativos frente a estas situaciones, y conocer alternativas de actuación. “Conflicto” no debe ser identificado con “no poder dar clase”.
  • Muchos docentes están aprendiendo a partir del ensayo-error a afrontar estos dilemas diariamente, con el consiguiente sobreesfuerzo, pérdida de tiempo y de ocasiones, y en muchos casos, con mucha quemazón ( sobre todo cuando los equipos directivos no están a la altura). Necesitan apoyo, refuerzo, formación y entrenamiento para que su labor sea efectiva y eficaz, por el bien de todos, por su propia motivación.
  •  Muchas situaciones de acciones contrarias a la buena convivencia no son atajadas claramente en la escuela primaria, donde se contienen los problemas, pero no se solucionan. Si mezclamos los problemas que arrastran los chicos y chicas en primaria con la adolescencia  de la secundaria tenemos un cóctel peligroso, que se manifiesta en conflictos, vulnerabilidad, frustración, incapacidad de afrontar problemas.
  • Tenemos que formar también a los docentes de primaria, en actuaciones de liderazgo de clase, de resolución de conflictos, de comunicación y afrontamiento de la diversidad.
  • En el acoso escolar no sólo  debemos  tomar en cuenta el dolor y el daño físico y/o psicológico que se le infringe a la víctima o el daño moral que sufre al que agrede, también afecta al clima escolar en general, pues lo que observan y no intervienen, se habitúan a un espacio convivencial de desprotección y vulnerabilidad, y harán lo que sea para que a ellos /as no les toque
  • Por último, este ambiente crea un espacio desmotivador con cualquier aprendizaje que no sea el de defenderse a sí mismo.

 

QUÉ PODEMOS HACER?

  • Reclamar espacios formativos para docentes , padres/madres y  alumnos.
  • Cualquier espacio de mediación de conflictos debe de ser un proyecto de Centro y debe darse desde muchos frentes: sensibilización, actuación, prevención, formación. Es necesario  crear cultura de paz en el Centro.
  • El acoso escolar NO SE SOLUCIONA castigando o expulsando al agresor.  Ni proponiendo a la víctima que se cambie de Centro Escolar. El acoso es el resultado de “mirar para otro lado”, de políticas insuficientes para prevenirlo, de escasa formación de adultos que vieron lo que pasaba y no supieron qué hacer, de escasas habilidades sociales y escasa autoestima de parte de la víctima y/o el agresor/a, de escaso control de los impulsos de quienes agreden, de indiferencia de parte de los testigos mudos frente a la situación… Expulsar a quien/es agrede/n o cambiar a la víctima de Centro deja la situación como estaba pero sin escándalos que tapar.
  • Es necesaria la actuación conjunta, preventiva y sensible de parte de TODOS los integrantes de la Comunidad Educativa, y cuestionar nuestra capacidad de negociación, de comunicación y empatía frente a los conflictos. La escuela es la reproducción en pequeña escala de la sociedad que estamos construyendo.
  • Desterrar de nuestra cultura el estigma del “chivato”:  es necesario denunciar lo que nos pasa o les pasa a nuestros compañeros, y para ello deben de existir cauces establecimages-1idos de apoyo y acompañamiento hacia quienes no pueden soportar ver sufrir a sus compañeros ni permitir que algunas personas abusen de otras y que los profesores no se enteren. La fortaleza de quien abusa y acosa está en el silencio de quienes miran y no hablan  y no protestan y no denuncian. En muchos casos la víctima está muy herida como para hacerlo por sí misma.

¡VIVELO!

  • Propón la existencia en tu centro de programas de prevención del acoso escolar, no esperes a que se presente una situación. Normalmente cuando los adultos nos enteramos, los chicos y  chicas llevan ya mucho tiempo sufriendo por ello.
  • Muestra a los docentes las posibilidades de aumentar la motivación y el aprendizaje en los alumnos si saben que existen soportes emocionales, conductuales y de grupo frente a estas situaciones.
  • Exige que los docentes se formen en estrategias preventoras del abuso y en el afrontamiento de conflictos.
  • Fórmate tú,como padre, madre, acompañante, docente, … saber lo que es un conflicto y saber afrontarlo te ayudará en muchos aspectos de tu vida.
  • Fortalece la autoestima de los alumnos y alumnas, enséñales a contar lo que les duele y afecta, abre espacios comunicativos con ellos/as, es la mejor herramienta de afrontamiento ante cualquier conflicto que se les presente….y se les presentarán muchos.
  • El pilar de cualquier programa de afrontamiento del conflicto es la comunicación. Analiza el modelo comunicativo que está absorbiendo tu hijo o hija, qué modelo le estás dando como docente, cuál es el modelo que tiene en sus relaciones sociales.
  • Sólo de manera activa conseguiremos crear la conciencia colectiva de que el acoso no es bienvenido en espacios escolares y de convivencia. Busca ayuda, somos muchos los que creemos que a convivir se aprende, y nuestros niños y niñas lo merecen.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s