El valor educativo del esfuerzo y el posponer la recompensa

“Imagine por un momento que tiene cuatro años de edad y alguien le propone el trato siguiente: darle un malvavisco grande y delicioso ya mismo, sin condición alguna. Sencillamente por ser usted quien es. Es todo suyo. Pero si puede esperar unos minutos y no comer el malvavisco mientras la persona hace rápidamente un mandado, usted recibirá dos malvaviscos cuando la persona regrese ( lo cual es una rentabilidad excelente sobre la inversión para un niño de cuatro años). Es suficiente para poner a prueba el temple de cualquier niño en edad preescolar” ( Bussiness Think, Marcum, Smith y Khalsa, 2003cabezas-de-ninos-en-circulo)

Este fue el experimento realizado en los años 60 por la Universidad de Stanford. El experimentador se ausentaba un tiempo comprendido entre 15 y 20 minutos, tiempo que para los niños es una eternidad. Algunos caían en la tentación en más o menos tiempo, otros luchaban contra la tentación e intentaban distraer su mente en otras cosas, y algunos llegaban a ponerse bajo la mesa e intentar dormir para olvidar las ganas y obtener la recompensa esperada.

Se hizo un seguimiento a estos niños durante 20 años, en un estudio longitudinal innovador y se estableció una correlación muy fuerte entre los niños y niñas que habían controlado sus impulsos, quienes mostraban en ese tiempo mayores destrezas para el manejo del estrés, la búsqueda de objetivos, el sentido del esfuerzo y la capacidad de aplazar la recompensa y trabajar para ella. La correlación también se mostró clara en el sentido contrario, es decir, se encontraron menores niveles de seguridad, de manejo de relaciones y conflictos, de gestión eficiente del estrés y una menor iniciativa frente a las dificultades, en los niñas y niñas que no habían sido capaces de aplazar la recompensa y habían cedido al impulso de comer el malvavisco.

Además, se encuentra que los niños y niñas que fueron capaces de manifestar más resistencia a los impulsos muestran también mejores resultados en el SAT, una prueba de aptitud utilizada en EEUU como determinante para las aptitudes escolares.

Nuestros niños y niñas ¿ cómo reaccionarían frente a este dilema? Les enseñamos el valor de esperar para obtener la recompensa? En cuanto nos piden algo¿procuramos dárselo para que no se frustren, no nos griten, no se enfaden o porque pensamos que si no obtienen lo que desean sufren? Cada día veo en los centros escolares, en los medios de transporte, en los parques, padres y madres preocupados por dar a  los niños, ya, lo más inmediatamente posible, lo que quieren, aún cuando te confiesan que saben que no está bien a sus edades. Manifiestan no poder llevarles la contraria, no tener ganas de ello por más que saben que la consecución de ese deseo conllevará otras consecuencias. En muchos casos hay una negación de responsabilidades como adultos sobre los niños y niñas, creyendo que la realidad y el tiempo regularán, como por sí solo, todo esto.

Veo cotidianamente docentes que consideran que los deseos de los niños y niñas son cosas que deberían conseguir, en una mal entendida democracia que considera que los niños merecen satisfacer sus deseos y no aprender que de la frustración también se aprende. En muchos casos esto oculta las escasas ganas de asumir responsabilidades, en este caso argumentando que poner límites y regular los espacios  es responsabilidad de los padres y madres, no suya. Para estos docentes sólo hay el SI y el NO, no hay espacios intermedios, mostrando en ocasiones no tener herramientas de negociación grupal.

¿Por qué es importante esperar para obtener recompensa? Aparte de por los resultados mostrados en el experimento contado anteriormente, porque el esfuerzo mejora la autoestima, genera satisfacción íntima de “haber podido” y porque resolver el conflicto entre el NO que nos dice el entorno y el SI que busca le hace encontrar caminos, asumir  capacidades y su edad y porque en muchos casos es una buena dosis de realidad que le hace trabajar para la recompensa.

Hay un dicho que dice ” a niños pequeños, problemas pequeños”, y es muy cierto. Lo que no asumamos cuando son pequeños al ser mayores se convertirá en una bola difícilmente manejable y con menos posibilidades de remedio y actuación.

¡VÍVELO!

Como padre/madre ¿ crees que acompañas a tus niños y niñas en el valor del esfuerzo y el aplazamiento de la recompensa? Un ejemplo que siempre uso es el de los móviles: los expertos recomiendan que hasta los 14 años los niños y niñas no deberían disponer de un móvil inteligente, con el que acceder libremente a información y comunicación virtual. Pero la presión de parte de los niños para obtenerlo es mucha. Seguro que habrás oído ” todos lo tienen menos yo”. ¿Consideras que está preparado/a para tenerlo? ¿Tomas la decisión de dárselo o no en función a la responsabilidad demostrada? ¿O cedes por la presión? Decidir como padres/madres significa tener claro porqué hacemos algo, y acompañarlos en el proceso de esfuerzo, responsabilidad y aprendizaje hasta obtener la recompensa deseada. Gestionando el tiempo y las emociones intermedias, y buscando ayuda si es necesario. Que es más difícil que si le das lo que pide sin más, ¡claro! (tambié era difícil para los niños del experimento esperar y obtener la recompensa final). Lo mismo vale para los video juegos con edades recomendadas, con horas de salida, gestión del tiempo libre, permisos, etc.

Como docente ¿eres de los que piensa que los alumnos/as piensan literalmente lo que dicen? ¿Que lo que quieren necesariamente es lo que manifiestan? Tú eres un adulto, y ellos actúan como actúan con los otros adultos de referencia, pero es indudable que también reconocen con quienes pueden obtener algo o no. Un ejemplo: Conozco una profesora que una vez al curso hace una encuesta a alumnos de secundaria. Una vez se preparó con mucho esmero una actividad donde los alumnos tenían que trabajar en grupo, deducir las soluciones, plantear hipótesis, construir el aprendizaje. Planificar la actividad y los materiales le llevó mucho tiempo y no tengo que decir que a los alumnos les costó, como toda primera vez, enfocar una clase así. Está demás decir, que yo creo que aprendieron mucho más que si ella hubiera dado una clase magistral, copiando, repitiendo el libro y memorizando. Pues en la encuesta, varios alumnos manifestaron con palabras despectivas su opinión sobre la actividad, a lo que mi amiga decidió que no iba a volver  a intentarlo, porque los alumnos “no habían apreciado su esfuerzo y decían que no habían aprendido nada”…su frustración, aún sabiendo que estaba ofreciéndoles una experiencia mucho más significativa en cuanto a aprendizaje, ganó, y no quiso volver  a intentarlo. No solo es que ella no remontara la sensación inmediata, si no que tampoco les estaba enseñando a  los alumnos a hacerlo, quienes muy posiblemente no tomaron, por edad y experiencia, el valor de la clase trabajada por ella.

 

El valor del esfuerzo es el asumir responsabilidades, el sabernos capaces de solventar dificultades, el sentirnos apoyados para esperar y conseguir la recompensa, con el subidón de autoestima que ello conlleva, el saber que nada en la vida se nos dará inmediatamente después de pedirlo, que necesitamos ganas, esfuerzo, estrategia, habilidades, paciencia y aguante para llegar a ello. Y eso, nos hace crecer.

 

Centros que construyen futuro

Hay Centros que frente a las necesidades que ven, actúan. Hay Centros cuyos docentes echan horas, esfuerzo y ganas por cambiar las cosas. Hay Centros que no se conforman “con lo que hay”, no sWhatsApp Image 2017-03-27 at 12.43.07 (4)e resignan a seguir por el mismo camino y piensan ¿qué podemos hacer? …y llaman, y piensan, y aprenden, y se someten a cambiar parámetros de pensamiento y de actuación si ello redunda en beneficio de los menores a su cargo, si eso significa que los alumnos pueden tener una oportunidad de cambiar su diario convivir a mejor…

Es el caso de muchos Centros con los que tengo la suerte de trabajar, de quienes aprendo y con quienes comparto espacios de aprendizaje. Y quiero hablaros del Colegio VegaSur, de San Martín de la Vega, una localidad del extrarradio de Madrid. Un grupo de profesoras, con la directora y la orientadora, deciden, en vista de lo observado en el Centro, formarse para gestionar un proyecto que les ayude a mejorar el clima en las clases y promover el desarrollo equilibrado de sus alumnos. E inician un trabajo desde el curso pasado para formarse en ello, aprender estrategias nuevas y desaprender viejas estrategias de aprendizaje, con lo que ello conlleva.

Este curso he tenido la suerte de trabajar con ellas y ser testigo de sus esfuerzos por mejorar , de su interés por cambiar el clima de muchas clases y de sus ganas de quitarse de encima estrategias que no funcionan en la práctica. Y tengWhatsApp Image 2017-03-27 at 12.43.07o que decir que he aprendido mucho de ellas: de sus ganas, de su empuje, de su positivismo, de su espíritu de equipo. De sus ganas de bromear aunque por momentos confesasen sentirse desorientadas, de sus ganas de aprender juntas.

Ella inician este curso un grupo de mediación gestionado por profesoras con vistas a plantearlo el próximo curso para incluir a alumnos como sujetos activos de gestión, de prevención, de comunicación, de negociación y de trabajo en equipo ¡Olé!

Grupos como éstos nos animan y nos dan fuerzas para seguir luchando por la educación. Grupos como éstos son los que nos dicen que hay mucho aún por lo que trabajar. Grupos como éstos nos vuelven la mirada a la meta: hacer de la escuela espacios de paz, desarrollo y crecimiento para todos los niñas y niñas, aprender para enseñar, crecer para ayudarles a crecer en la vida.  Porque lo que no se aprende no se puede enseñar, porque solas nos acompañamos en el camino y podemos más y mejor.

¡VÍVELO!

¿Hace cuánto que en tu Centro no os formáis en estrategias de acercamiento y aprendizaje a las vivencias de tus alumnos /as?

¿Sientes que las estrategias que usas y que usan tus compañeros/as no funcionan?

¿Crees que existen otras maneras de crear espacios de crecimiento de todos los que conforman la comunidad educativa (alumnos/as, padres/madres, docentes, personal administrativo…)?

Llama, pide, busca soluciones. No te resignes al ” así se ha hecho siempre”, existen muchas maneras más satisfactorias de hacerlo, y se pueden aprender.

 

 

Escuela, creatividad y educación positiva

“Las escuelas matan la creatividad”, nos señaló Ken Robinson. Las escuelas frenan la capacidad de combinar y crear de los niños, quienes nacen explorando y curioseando y ello posibilita en gran medida su desarrollo cerebral. Las escuelas buscan crear niños y niñas estandarizados, quienes frente a los mismos estímulos, produzcan las mismas respuestas…y seguimos insistiendo a pesar de que la realidad nos sigue mostrando que NO funciona.

Sin emoción, no hay aprendizaje (1)Uno de los problemas en ello es el sufrimiento que produce en los niños. Sufrimiento que se prolonga por toda o casi toda, la vida escolar. Como dice el experto en neuroeducación Francisco Mora, si a un niño o niña se le intenta meter en la cabeza algo que no quiere o no está preparado/a, lo repetirá, pero como le ha costado sufrimiento, se le olvidará pronto, dejando en ello tiempo y esfuerzo que siente que “no sirve para nada”. El empeño en los planes de educación en priorizar las mates, la lengua y el inglés en detrimento de la filosofía, música, la educación física y las artes en general no busca si no estandarizar a los sujetos y transformarlos en personas “útiles” a un sistema que no los considera singulares y únicos, sino como parte de una máquina destinada a producir y repetir, aún contra su naturaleza curiosa, descubridora y creadora…Y luego queremos que los niños y niñas se sientan valiosos en su unicidad, y que no acepten modas por seguir al grupo, y que no cedan a la presión social.

Aún si tenemos como meta la búsqueda de trabajo futuro, si buscamos que ellos/as se desarrollen por las posibilidades laborales mañana, ( lo cual puede ser discutible), vemos que el mercado de trabajo actual y futuro busca sujetos creadores, negociadores, creativos. No a los repetidores de títulos y autores que premia la escuela.Actualmente  las empresas están contratando gente que muestre habilidades y currículums innovadores y no sólo respecto a los diplomas o títulos que ostenten: se valora habilidades como liderazgo ( conozco varias personas a quienes las contrataron porque lo que diferenciaba su CV del de otras personas era haber sido scout), gestión de equipos, comunicación, saber hablar en público, haber hecho voluntariado nacional o internacional, escribir, tener un pensamiento global, etc. Y necesitamos sujetos creadores así en un mundo cambiante, con retos globales y locales nuevos. Necesitamos sujetos “fuera de la norma”, que piensen distinto para que aporten soluciones distintas.  Lo contrario es una pérdida de tiempo, de motivación y de futuro. Y los alumnos lo saben, porque lo viven día a día. Saben que lo que necesitan para desarrollarse como personas, para poder ser un sujeto generador de propuestas creativas, para su ubicación laboral mañana, no lo proporciona la escuela, a menos que busquen sólo el papel donde constan los años y días que pasaron en la escuela.

Como docentes qué podemos hacer? Tenemos un currículum que tenemos que seguir, tenemos unos objetivos que tenemos que lograr, pero nadie nos dice cómo hacerlo. Y la clave lo tiene la neuroeducación: sin emoción, no hay aprendizaje efectivo. Hagamos que las clases sean significativas para los alumnos, rescatemos su curiosidad, su espíritu investigador, no digamos lo que tienen que memorizar, acompañemos a descubrirlo. Creemos con ellos, creamos en ellos, aprendamos con ellos. Hagamos de ese “cómo hacerlo” nuestro aliado para llegar a donde tenemos que llegar.

Y como padres y madres? Hace cuánto que no juegas con ellos? Me dirás que son adolescentes y que eso de jugar ya no se lleva. De eso nada. Posiblemente no puedes jugar con ellos al pilla-pilla, (no porque no puedas, si no porque no te van a querer seguir), pero hay muchos juegos de mesa y sociedad para adolescentes que les encantan, muévete, crece con ellos, comparte espacios distintos a la tele, la play o el ordenador. Incentiva su espíritu creativo. Motiva y felicita cualquier aporte de soluciones creativas que tenga. Busca espacios para preguntar y para que ellos/as te descubran que saben más de lo que crees, que piensan y que pueden hacer las cosas de manera diferente. Promociona su espíritu curioso y emprendedor. En la medida que puedas, proporciónales espacios de creación y de gestión con otros. Mira si eres un modelo de espíritu creativo y fórmate, crece con ellos/as.

¡VÍVELO!

Mira con otros ojos lo que haces con tus niños y niñas: ¿les proporcionas oportunidades de hacer las cosas de otra manera? ¿Felicitas sus logros aunque no sean exactamente lo que esperabas?

Intenta, en la medida de lo posible, gestionar con ellos/as planes grupales de construcción. En la escuela, creando y promoviendo espacios creativos, donde ellos puedan construir su aprendizaje, haciendo preguntas y buscando respuestas creativas. En familia, busca opiniones frente a dilemas de casa o de gestión familiar. Establece planes grupales de ocio, lo cual,  sobre todo con adolescentes, es más complicado, pero rescata esos tiempos aunque sean en una frecuencia menor. Hazlos partícipes de propuestas de soluciones: colores de una pared al pintar, cronograma de vacaciones, (tiempo, billetes, …), pregúntales y escucha con atención sus opiniones sobre pequeños dilemas laborales o de gestión de tiempos, etc

Promueve en tu centro que los docentes se formen en estrategias de nueva educación, en creatividad, en motivación y estrategias didácticas motivadoras.

 

En medio de tanta tristeza…la escuela como motor del cambio

Me invitan a hablar sobre el papel de la escuela frente al dilema de la inmigración y la acogida de familias14207665792_2737ea560d_m refugiadas. Me preguntan qué esta haciendo la escuela como institución para ser parte de las soluciones al tema.

Y les respondo que como institución, nada. Que la escuela está alejada de la realidad del mundo, que es cierto que hay proyectos magníficos defendidos por profesores y/o padres madres, o alumnos sumamente sensibles que a veces cuentan con el apoyo de sus equipos directivos, que van haciendo caminos de integración escolar, formando a alumnos comprometidos con la realidad, alumnos que debaten y hacen propuestas de cambio y mejora, proyectos donde la escuela sale de las paredes de los centros y analiza lo que en el mundo pasa, pero que son eso, proyectos individuales,formados y mantenidos con esfuerzo personal y ganas de cambiar las cosas. Que a veces esas personas se acaban quemando, pero que. también, a veces, esos proyectos duran.

Y me apena, porque el mundo está girando muy rápido, y los cambios tardan en llegar dentro de los espacios escolares, ahí donde muchos alumnos sienten que lo que les enseñan “no sirve para nada”. ¡Y sería tan bueno que ellos sintieran que pueden hacer algo….! Si hablamos con ellos, vemos que tienen opiniones, que ven y escuchan más de lo que creemos, que tienen muchas dudas y esperan que estemos ahí para ayudarles a resolverlas, que quieren ser parte del mundo y, como sociedad, no les dejamos. Que están viendo, como nosotros, imágenes terribles todos los días por los noticieros, por las redes sociales y no ven vías para entender o aportar algo.

Durante los años que coordiné un mega proyecto de prevención de conflictos en más de 12 centros escolares,  donde los agentes de cambio eran los alumnos, la frase de una alumna que participaba de la experiencia me marcó: “por fin nos escuchan y nos dejan hacer algo para mejorar las cosas, por fin se dan cuenta que podemos ayudar”.

Es necesario que la escuela recobre el papel fundamental para el que está destinada:ser el espacio de crecimiento de toda una sociedad que se adapta, se acompaña, se ayuda  y avanza con los demás. Donde nadie se queda atrás, porque aquí no sobra nadie.

Y con ese objetivo trabajamos.

¡VÍVELO!

Investiga cuántas personas cuenta tu centro que procedan de otros lugares. Cuántos de ellos han tenido que salir de su tierra o de su país por motivos forzosos: violencia de género, problemas locales, guerras, hambre, miseria. Cuántos niños y niñas a los que enseñas han sido reagrupados ( sin haber sido consultados) de sus países de origen, dejando atrás amigos, familia, abuelos ( quienes tomaron el papel de madres y padres y a quienes  saben que pueden no volver a ver), y viviendo de manera muy solitaria duelos muy profundos….y con pocas herramientas.

Teniendo precaución con hacer público algo que los que lo han vivido pueden no querer, intenta integrar esas vivencias dentro de tus proyectos de clase, dales, a esos alumnos, apoyo y muéstrales que ya que no podemos evitar lo duro de la vida, podemos aprender de ello.

Cuida tu lenguaje. Expresiones de racismo y de discriminación forman parte de nuestro lenguaje cotidiano, y podemos estar tocando fibras sensibles en menores que no pueden levantarse públicamente para decir que lo dicho o mostrado les ha ofendido.

Trae la realidad a la escuela, ya que a veces ella no puede salir a enfrentarla. Aprovecha lecturas y materiales de lo que está pasando en el mundo ahora mismo. Hay muchísimo material en internet.

Propón espacios de escucha, de habla, de comunicación. Y en los espacios de tutoría, aprovecha para acabar con bulos o mitos por los que los alumnos y las alumnas se guían porque no lo han preguntado a los adultos, porque se hacen daño guiándose por ello , y/o hacen daño a los demás.

El aprendizaje, si es con movimiento, es más efectivo, constructivo y duradero

“Siéntate bien”, “quédate quieto”, “son frases que hemos oído muchas veces durante nuestra etapa escolar….mientras el cuerpo nos pedía movimiento.

La cantidad deimages-5 horas sentados , con la espalda recta, apoyados en un pupitre que pasan nuestros alumnos durante su etapa escolar no es beneficiosa para el aprendizaje ni para la motivación, según estudios neurológicos. Nuestro cuerpo, de nuestra etapa escolar, recuerda una postura determinada: sentada en ángulo en 90 grados, piernas y pies juntos, espalda recta, mirando hacia adelante a alguien que nos decía lo que teníamos que saber, un encerado que a veces mostraba cosas interesantes, pero a veces no, dependiendo de lo que mostrara en él el profe de turno. Manos encima del pupitre. Dando la espalda  a nuestros compañeros y viendo de ellos sus nucas. Una actitud pasiva frente a lo que nos dijeran o nos mostraran. Esa ha sido la  posición corporal vital de nuestra infancia durante muchas horas, mucho tiempo.

Participar ha sido siempre sinónimo de levantar la mano, y responder a preguntas específicas del docente. Participar no es sinónimo de hacerse preguntas, de buscar la información para responderlas, de construir aprendizajes con los demás  ni de compartir los hallazgos hechos. No es sentirnos bien de  saber un poco más, o tener la satisfacción de haber explorado hoy un poco más el mundo. “Participar en la clase” no es lo mismo que “participar en mi propio aprendizaje”

Participar no es sinónimo de hacerse preguntas, de buscar la información para responderlas, de construir aprendizajes con los demás ni de compartir los hallazgos hechos.

La neurociencia ha demostrado, en estos últimos años, que la utilización de varios canales de aprendizaje posibilita una mejor adquisición de conocimientos al ofrecer varias vías de entrada de información. Combinar lo auditivo, lo visual y lo corporal es desde luego mucho más efectivo, y entretenido, que sólo escuchar lo que dice un profe o ver lo que muestra un libro. Ya sé que muchas veces ( como padres/madres y docentes) no hay tiempo(!), o no hay espacios de búsqueda de información en los centros/ en casa, o en el aula, o no es fácil sacarlos fuera de ella. Ya lo sé, pero si quieres que aprendan mejor, que se motiven más y ganar toda su atención y concentración, intenta que ellos experimenten, trae el mundo hacia donde ellos están.2

La actividad, el movimiento físico, genera aumento de BDNF ( (del inglés, factor neurotrófico derivado del cerebro), una proteína cerebral que posibilita mejores conexiones neuronales,  aumenta las funciones del hipocampo y genera una mejor actividad vascular. Al hacer mejores conexiones neuronales, los aprendizajes tienen más posibilidades de hacer “encajes” entre ellos, a semejanza de un puzzle 3D, posibilitando aprendizajes más duraderos y relacionados. El oxígeno, por otro lado, producto del ejercicio físico, optimiza el funcionamiento tanto de la noradrenalina como de la dopamina, neurotransmisores que aumentan la motivación, el estado de ánimo y  la fluidez de las funciones cognitivas.

Si encuentran sentido a lo que hacen el aprendizaje gana en motivación. Una queja bastante frecuente entre los alumnos que atiendo, cuando les pregunto por su falta de motivación es ” me paso horas cada día intentando aprender cosas que no me van a  servir para nada”.

Haz que se muevan, haz que participen con todo su ser: la cabeza, las emociones, el cuerpo. Posibilítales la experimentación en la construcción de aprendizajes. Concibe el error y las equivocaciones como una parte del proceso de aprender. Aumenta su motivación, sorpréndelos. No esperes motivación de quien está en una postura pasiva. Actívalos. Sin emoción, sin movimiento, sin descubrimiento, no hay aprendizaje eficaz. Aquí puedes encontrar algunas claves que nos brinda la neurociencia para mejorar su aprendizaje.

¡VÍVELO!

¿ No podemos salir del aula? ¿Tenemos pupitres que no se pueden mover? Ponlos de pie antes de iniciar la clase, cierran los ojos y empiezan a sentir su cabeza, su cuello, su tronco, sus piernas y brazos. Giran la cabeza, hacen movimientos circulares con los hombros, hacen estiramientos de brazos hasta la punta de los dedos…..ya es movimiento. Hace poco lo hice con un grupo de docentes, una tarde, cuando estaban cansados, y al pedirles que se volvieran a sentar, una profesora exclamó “¡Ufff! ¡buenos días!”. Me decía que tenía la sensación de volver empezar el día, con ganas, con tranquilidad. ¿Por qué no hacerlo con los alumnos? Si sabes alguna técnica de estiramiento, les vendrá de perlas.

Una amiga mía los saca al patio y les hace correr un par de vueltas antes de volver a meterlos a clase. Y les enseña ciencias. Sus alumnos vuelven a clase más oxigenados y con mayores posibilidades de atención. ¿Y si corren un poco antes de ponerse a hacer los deberes en casa?

Dinámicas tan sencillas como la de “macedonia de frutas”, los ayuda a gestionar de mejor manera sus conocimientos, ¿ la recuerdas?, en ella, sentados en círculo,  tenían que cambiarse de sitio los que eran una fruta determinada. En este caso, que no sean frutas: se cambian de sitio los que saben un concepto, o las características de un tema, o los que puedan resolver un problema….una vez cambiados de sitio, uno de ellos o una de ellas lo tiene que decir en voz alta y explicarlo, de manera corta, para que el movimiento siga ( y para el que no lo sabía lo pueda oír y recordar). O la dinámica de círculos concéntricos: se ponen en dos círculos uno más pequeño dentro y otro más grande fuera, frente a frente (los dos círculos tiene que tener la misma cantidad de personas). Tienen que responder a preguntas entre ellos: ¿cuál es el valor del radio?, ¿las características de los invertebrados?, ¿las fases de la luna?, si un coche sale de una ciudad a una velocidad y una hora, y la distancia son tantos kilómetros, ¿a qué hora llega?. Una vez resuelta una pregunta, uno de los círculos avanza una posición a su derecha o izquierda y vuelta a empezar. Si un alumno/a no lo sabe, lo “construye” con su compañero/a.

La red está llena de experiencias de aprendizajes divertidos, pensados y experimentados por profesores y padres creativos. Si no te sientes creativo/a, empieza buscando qué hay en internet. Seguro que a medida que vayas haciendo cosas, se te van ocurriendo a ti también. Uno muy interesante es  la utilización por parte de una profesora de matemáticas francesa, del gesto de un futbolista para, geométricamente probar que “un ‘dab’ (posición de baile nacida del hip hop) es perfecto solo si los triángulos representados en la figura superior son rectángulos”, una manera de medir la comprensión del teorema de Pitágoras. O aquella madre que recreó el popular juego ” hundir la flota” para que sus hijos aprendieran la tabla periódica de los elementos químicos. Y hay experiencias universitarias interesantes, por ejemplo, se sabe que los alumnos del MIT pasan más tiempo fuera de clase que dentro, exploran y aprenden y van a clase a resolver dudas, a hacer preguntas, a seguir explorando. Un caso interesante es el del profesor del MIT Walter Lewin, famoso por sus experimentos en clase probando leyes físicas.

La importancia de los límites…..y no solo con los niños

Qué son los límites: educativa y relacionalmente son los puntos que marcan una linde imaginaria entre lo que permito y lo que no en mis relaciones con los demás. Estos “demás” sonina-sentada-felizn la familia, los compañeros de trabajo, los amigos, la relación padres/madres – hijos/as y con el resto de personas con las que me relaciono.

Sabéis que le doy mucha importancia al modelado en las relaciones con los niños y niñas, y a veces, cuando son pequeños, es difícil explicarles algo así como “hasta dónde si- hasta donde no”, así que vuelvo a resaltar la importancia de los modelos. ¿Cómo puedo enseñarles lo importante de los límites cuando permito relaciones tóxicas en mi vida? ¿Cómo les enseño que no debe permitir que lo/la agredan cuando permito agresiones físicas o psicológicas hacia mí? Piensa: ¿eres una persona que trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti y/o a tus peques (hijos/as, hermanos/as, sobrinos/as, alumnos/as….)? Revisa el modelado que imprimes en la historia de quienes te ven como adulta y analiza si es necesario que tú pongas los límites para tu propia vida, que es tan importante como ayudar a ponerlos a tus peques.

Poner límites es mucho más que decir NO a algo, es decir Si a todo aquello que si no digo “no” no podríamos disfrutar: decir NO al móvil antes de los 14 años es decir SI a los momentos que vamos a pasar juntos y que el estar pendientes del móvil nos robaría (atención ¿cuántas veces tú como adulta/o dices NO al móvil?); decir NO a gritar cuando discutimos es decir SI a trabajar juntos y ayudarnos cuando haya tensiones en casa; decir NO a las faltas de respeto es decir SI a felicitarnos cuando logremos una discusión sin gritos ni insultos; si digo NO a que tú como pequeño/a decidas lo que hay que hacer es decir SI a recobrar la autoridad en casa y proporcionarte un espacio de libertad y de disfrute que como niño/a tienes que tener, es decir SI a escuchar tu opinión y tus propuestas, es decir SI a que no tengas que cargar con una responsabilidad mayor de la que por tu edad tienes que tener.

Decir NO a lo que por edad, por respeto consideramos no deseable, es decir SI a lo que queremos, es ofrecer algo mucho mejor a cambio.

Muchos  niños, muchas niñas que tienen perfil de “retadores”( con conductas de tentar o retar los límites) son niños que no tienen claro hasta dónde pueden llegar, lo cual les genera mucha ansiedad. Un niño, una niña que ve con claridad el espacio del que puede disfrutar baja las tensiones y la ansiedad, y aprende de donde se sabe seguro, aprovechando su espacio, porque sabe que si algo sucede, ahí están los adultos responsables para protegerlo.

¡VÍVELO!

  • Analiza los límites que pones tú en tu vida, en tus relaciones con los demás: con tu familia, con tus compañeros de trabajo, con tus amigos y amigas. ¿Los tienes claros?
  • Los límites son elásticos: según va avanzando la edad de nuestros peques, y sobre todo, la responsabilidad que en cada edad vayan demostrando, éstos tienen que irse ampliando (¡menudo reto!). Los docentes y los padres/madres de varios niños lo saben, los niños y niñas no muestran los mismos niveles de responsabilidad sólo según la edad, también depende de su historia personal, de su posición en la familia, etc. El reto es adaptar los límites a la realidad de cada uno/a: el móvil a los 14 es un límite que depende de la situación de cada niño/a; las horas de salida y entrada a casa dependen de cada niño o niña, de su responsabilidad, de lo lejos o cerca que se vayan, con quién se van, etc
  • Cuando marques un límite, háblalo con los niños/as, intenta que ellos participen dando su opinión. Una norma construida entre todos es más respetada y cumplida.
  • Decide con claridad qué está permitido a partir de hoy y  qué no, y sobre todo, no permitas que tu estado de ánimo determine el cumplimiento o no de los límites: si no juega a la play de lunes a jueves no lo va hacer aunque yo esté de buen humor y hoy me haya dado muchos besos, es una norma. Si no le permito que llegue tarde a casa, no se lo permito por más que hoy no tenga ganas de discutir. Si, como compañero de trabajo te he dicho que no me gusta que te burles de mis ideas, te lo voy a decir por más que hoy hayamos tenido un buen día. Retroceder y permitirte actuar según tu humor es enseñar que las normas se pueden saltar, es enseñar a actuar y decidir según el estado de tu humor y no por decisiones firmes, es ponerte zancadillas a ti mismo/a.
  • Empieza con pequeñas cosas, con pequeñas normas, coge confianza, ve aprendiendo y avanza.
  • Tómatelo como arar y sembrar: te aseguro que cosecharás bien. Y eso es algo importante en la educación, la importancia del esfuerzo y el esperar. Esta es una oportunidad de enseñarles, con la vida , a hacerlo.

20 estrategias para que tus hij@s te escuchen….aquí van las cuatro siguientes

descarga En post anteriores, hablamos de un total de 20 estrategias efectivas para que nuestros chicos y chicas ( sean nuestros hijos o nuestras alumnas) nos escuchen. Entonces ya hablamos de las cuatro primeras.

Saber emitir efectivamente un mensaje y aprender a escuchar son una parte importante de la comunicación y con ello, de la prevención de conflictos. La comunicación efectiva nos acerca, nos construye. Es el medio por el cual aprendemos a razonar, a crecer y a manifestar lo que sentimos, queremos, pensamos, dudamos y proponemos.

Aquí van las cuatro siguientes pautas a seguir, practicar y aprender para ser escuchados de manera efectiva:

5. “Dar información” no es lo mismo que “ordeno y mando”. Acostumbrarnos a dirigirnos a los chicos/as en plan “aquí mando yo”, sólo puede tener tres reacciones de su parte: sumisión, evitación  o rebeldía. Ninguna de esas respuestas,creo, son las que pretendemos. Y se presenta otro riesgo: si acostumbramos a nuestros chicos/as a que les manden sin tener un porqué, sin una información que sustente lo que se les pide, nunca será su propio jefe moral, su autonomía será mermada, no creerá en su propia iniciativa, ni hará nada creativo sin esperar que alguien le diga lo que tiene que  hacer. Demos información, digamos porqué es mejor hacer algo: por ahorro de tiempo, por beneficio común, por evitar algo, por hacerlo juntas,etc. Demos indicaciones como señal de respeto hacia su razonamiento, para desarrollar su sentido de responsabilidad, porque queremos que ellos sean poco a poco los que propongan alternativas y desarrollen su autoestima y sus propias capacidades. Dar información es respetar sus ideas.

6. Asegúrate que sabe cómo hacer lo que le pides. Muchas veces les pedimos que cumplan cosas que creemos que deberían saber hacer….pero no lo saben. ¿Cuantas veces les hemos pedido “ordena tu cuarto” sin especificar qué entendemos por “ordena tu cuarto”? “Siéntate bien”, “no hables así”, “ponte recto”, “no comas así”….sin explicar qué es lo que entendemos por eso. Ordenar tu cuarto implica: haz la cama, guarda en tu armario, doblada, la ropa limpia y echa al cesto la ropa sucia, pon los zapatos dentro del zapatero , recoloca  tu mesa de estudio ( los cuadernos a un lado, los bolis en su cubilete, la lámpara conectada encima del espacio de estudio, pasa un paño por encima de la mesa), recoge los juguetes y colócalos en su caja, pasa una escoba por la habitación, y un estropajo si es posible…..¿nos damos cuenta la cantidad de cosas dentro de “ordena tu cuarto”? Pon los ejemplos que quieras aquí, piensa en lo que sientes que no funciona y verifica que saben hacerlo, no lo des por supuesto.

images-27. Ayúdale a nombrar sus sentimientos. En la estrategia 1 del post anterior, hablábamos de no minimizar lo que sienten, ahora os proponemos un paso más: ayudarles a expresar sus sentimientos , a nombrarlos, tanto cuando viene a contarnos algo como cuando les indicamos cosas o les decimos de hacer algo. No es lo mismo “estoy confundido por lo que me dices” que “me enfada que me trates así”,aunque las dos cosas puedan tener manifestaciones conductuales parecidas. Para ello, a veces ayuda tener  a mano una lista de sentimientos y emociones, que pueden encausar lo que siente y también lo que sentimos. Una vez nombrado lo que sentimos, la empatía encuentra un mejor cauce para acercarnos y atender lo que nuestro corazón dice.

8. Expresa tus expectativas,  desde el “YO” y no desde el “TÚ”. “Siempre (tú) haces lo mismo”, “tú nunca colaboras en…”, ” definitivamente, (tú) nunca prestarás atención”, “(tú) eres muy desordenada”, “eres  (tú) un vago”, “(tú) nunca estudias”….si una persona, sea quien sea, siente que  alguien, verbalmente, tiene el dedo índice apuntando hacia él o ella, nuestro instinto nos dice “defiéndete”. Entonces volvemos a las tres actitudes de las que hablamos antes, en el punto 5: sumisión ( “yo siempre hago lo mismo, nunca (yo) cambiaré”), evitación ( mi madre/ mi padre/este profe no sabe lo que dice, ya se le pasará”), o rebeldía (“pues tú más”, “no pienso hacerte caso”). Además, le enseñará a comunicarse desde sus propias sensaciones y sentimientos. ¿Notas diferencia con ” a mí no me gusta ver así esta habitación ¿podemos tenerla más ordenada?”, “a veces me gustaría verte estudiando más, (yo) no sé si lo que haces es suficiente”, “me gustaría que colaboraras en ….”?. Siempre le digo a mis chicos y chicas que cuando el dedo índice apunta hacia adelante, hay otros tres que apuntan hacia mí.

¡VÍVELO!

Nuestra intención al postear las 20 estrategias de cuatro en cuatro, es  motivaros a experimentarlas, practicarlas y no desanimaros cuando a la primera no os resulten. Os estamos proponiendo un cambio de hábitos en vuestra comunicación con los chicos y chicas y ello necesita entrenamiento. Pero os aseguramos que estas estrategias funcionan, y posibilitan cambios muy significativos en la relación adultos – niños.

Os dejamos una lista de sentimientos que puede ayudaros a encontrar la palabra exacta frente a lo que sentimos. Practica contigo misma, contigo mismo, y verás que la canalización de frustraciones y enfados se hace más efectivo, con lo cual los gritos disminuyen, la culpabilización al otro es menor, y se puede enfocar un problema de manera más directa. Y si es un sentimiento positivo, lo disfrutas más, lo vives más.

LISTA DE SENTIMIENTOS:

  • Aburrimiento
  • Aceptación
  • Admiración
  • Alegría
  • Alivia
  • Amor
  • Asco
  • Asombro
  • Compasión
  • Confusión
  • Culpa
  • Decepción
  • Desaliento
  • Deseo
  • Entusiasmo
  • Envidia
  • Euforia
  • Felicidad
  • Frustración
  • Gratitud
  • Hostilidad
  • Ilusión
  • Incomprensión
  • Inseguridad
  • Ira
  • Irritación
  • Melancolía
  • Miedo
  • Nostalgia
  • Odio
  • Orgullo
  • Placer
  • Remordimiento
  • Satisfacción
  • Serenidad
  • Soledad
  • Tensión
  • Ternura
  • Tristeza
  • Vergüenza