Encontrando nuestro elemento

 

Según Sir Ken Robinson, experto inglés en educación, creatividad e innovación educativa, el objetivo de nuestra educación debería de ser “Encontrar nuestro elemento” es decir, aquello que nos realice, nos complete y nos haga mejores personas.

Parte de la idea de que cada persona, manifestada en cada inteligencia ( es decir, esa combinación única de pensamiento, estrategias, recursos, historia, …presente en cada cabeza de las millones del mundo), tiene tres características:

  1. No significa necesariamente desempeños académicos. Muchas personas se consideran poco inteligentes porque no obtienen las calificaciones que les gustaría en matemáticas y lengua. El sistema como tal no les enseña a valorar todos los territorios inexplotados de desempeños y habilidades que tienen, condenándolos así a dejar de ser creativos y espontáneos. Una nota no dice quienes somos.
  2. Es dinámica. Cambiamos y crecemos. Conocemos y avanzamos, aunque a veces parezca lo contrario. La escuela debería ayudarnos a explorar esos compartimentos secretos que están esperando manifestarse para mejorar nuestra vida y la de los demás. No dejemos que se queden anquilosados y estancos.
  3. Es ÚNICA. Y esto a veces hay que repetirlo taaaanto: es ÚNICA. No hay una persona como otra, y esto se cumple tanto o más, en los niños y niñas en edad escolar. No esperemos de una de ellas lo mismo que esperamos de otra, ni aún en el caso de que sean hermanos ( todos conocemos injusticias derivadas de esa odiosa comparación, ¿cuánto más de alumnos y alumnas que posiblemente lo único que comparten es el año de nacimiento? ) En un mundo globalizado como el actual, donde en las escuelas se juntan representantes de tantas partes del mundo, deberíamos tenerlo aún más presente y aprovechar esa diversidad para celebrar la unicidad.

Frente a esto, encontrar nuestro elemento es hallar el medio, el espacio de sentirnos plenos, de nadar libremente y saber que seremos valorados y valoradas como las personas únicas que somos….y esto es válido tanto para alumnos como para profesores. Si un maestro no  se siente único, si una profesora siente que lo que hace no se valora y se compara con…, no esperemos que las horas de vida que pasa dentro de un centro escolar sean todo lo especial y únicas que pueden ser. Y nos estamos perdiendo eso. Hay demasiado en juego para perderlo. La búsqueda de la creatividad y la valoración de la misma es un buen primer paso para fortalecer la floración de rincones de inteligencia habitualmente no reconocidos. El primer paso para sentirnos en nuestro elemento durante las largas horas que estamos en la escuela.

VIVELO!

Invita a tus alumnos a jugar con la imaginación, plantéales un problema cualquiera y motiva lluvias de ideas que posibiliten sacar sus habilidades fuera.  La semana pasada, en una clase de métodos de estudio, les dije a mis chicos: ” si tuviéramos un presupuesto ilimitado y el permiso de hacer lo que quisiéramos ¿cómo cambiaríamos este aula?” Cuando terminé la pregunta, yo ya había pensado en muchísimas cosas locas: transformarla en una sala de rock, montar un gimnasio, prenderle fuego para ver cómo queda, pintarla de rojo y verde, cambiar las paredes a paredes de cristal para que quede como un cubo transparente, hacer un rocódromo, montar un bar…..yo qué sé ¿Y ellos? con cambiar las sillas y cambiar el color de las paredes no salieron. Eso me llenó de tristeza, porque si eso es lo que ha hecho la escuela con ellos, hay que cambiarlo.

Comparte con tus hijos y tus alumnos pequeños dilemas e invítales a proponer posibilidades de solución. Una vez, mi hija y algunos compañeros tenían que hacer un trabajo para la universidad y estaban en casa rompiéndose la cabeza, el objetivo era saber la opinión de la gente respecto a un tema: si entrevistas con formulario, si hacer un vídeo y subirlo a redes sociales, si contactar con organizaciones y concretar entrevistas….todas las soluciones que planteaban tenían un “pero”. Llegó la hora de la cena y en la mesa seguían discutiendo qué hacer, hasta que el pequeño de mis hijos  soltó mirando su plato: ¿y por qué no salís a preguntar a la gente en la calle, directamente? Todos se miraron y se dieron cuenta que ésa, la solución más obvia, no se les había ocurrido y así lo hicieron.

Algunos artículos para empezar a explorar rincones ocultos de nuestra inteligencia y valorar nuestras ideas y experiencias:

http://elpais.com/elpais/2013/02/22/eps/1361546365_706335.html

http://justificaturespuesta.com/lluvia-de-ideas-ensenar-alumnos-ser-creativos/

El por qué de este blog

24-10-2016

Llevo más de 20 años educando, a mí misma, a profesores, a chicos y chicas de todas las edades, a amigos y amigas para quiénes, al parecer, tengo una voz a escuchar en educación, a mis hijos, a padres y madres….tengo al suerte de haber podido aprender de muchos contextos, muchos países y y una gran diversidad de ocasiones y niveles de recursos. En estos años, he ido construyendo, cual puzzle, un cuerpo de trabajo específico, no sólo en cuanto a  temáticas, si no sobre todo  en cuanto a metodologías de trabajo en educación. llevándome a creer, con toda convicción, que el aprendizaje vivido es el más querido, el más aprovechado, el más productivo y el más significativo.

Aprendizaje vivido  cuando se involucran lo cognitivo y lo emocional en él, cuando entendemos que ningún aprendizaje tiene un solo punto de vista, no hay una sola percepción ni un solo prisma desde el que verlo…..y que, sobre todo, cuando algo aprendemos las preguntas surgen y crean nuestras motivaciones para crecer, para avanzar, para buscar, para ver. La verdad verdadera no existe, y si vemos el proceso desde los ojos de los alumnos, veríamos miles de preguntas, miles de porqués que el sistema tradicional no toma en cuenta y desperdicia la oportunidad de crecer juntos y de crecer mejor.

Este blog es una invitación a VER, a MIRAR, a OBSERVAR y DISFRUTAR

VIVELO!

Hace cuanto que no miras a los ojos de tus chicos y chicas?

Cuantos alumnos con ojos azules tienes? Cuántos con ojos verdes? Pregunta a tus alumnos una “estadística” sobre el color de los ojos de sus compañeros, o las pestañas más largas……te sorprenderá cuántas veces no nos vemos entre nosotros, adultos y alumnos, cuántas veces hay lenguajes no verbales de dudas o “¡eurekas!” que no percibimos. No sería mejor si nos comunicáramos viéndonos a los ojos entre todos? Los alumnos no se atreven a decir sus dudas ¿por qué no les ayudas a expresarlas tú?

Por qué queremos hablar de experimentar el aprendizaje?

Hola,

es un gusto hablar contigo. Seas quien seas, vengas de donde vengas, si estás leyendo esto es porque crees que se puede hablar de otros tipos de aprendizaje. Que lo que conocemos de lo que se hace y cómo se hace en la mayoría de las situaciones no es suficiente, y crees que necesitamos hablar de aprender en otros términos.

Nuestro trabajo a través de todos estos años con chicos y chicas, profesores/as, madres y padres nos ha llevado a ser firmes defensoras del aprendizaje por experiencia. Lo que no se experimenta no se aprende. Hablamos de aprender en el sentido de encajar esquemas nuevos en esquemas cognitivos anteriores, modificándolos, mejorándolos, ampliándolos. La experiencia es jugar con los sentidos, volver a desarrollar nuestros gustos primigenios y recuperar nuestra capacidad de asombro y acercarnos a nuestra curiosidad de conocer de cuando teníamos escasa edad. ¿Porqué hemos perdido eso? ¿Por qué “aprender” se torna para chicos y grandes en un proceso complicado, enredado y provisto de tan poca motivación?

Cuando veo, como he visto a lo largo de estos años, cuántas mentes brillantes se pierden en medio de eso que hemos llamado “aprender” (que muchas veces va junto a la idea de “obligatoriedad”) siento que hemos confundido los términos, que hemos construido unas torres tan altas y tan enrevesadas que muchos chicos y grandes tiran la toalla frente a tantos protocolos, obligaciones, etc.

No hablamos de eliminar la escuela. Creemos que es una institución que debe de ser fortalecida, y que muchos docentes se encuentran en medio de ella con escasas herramientas para integrar la motivación dentro de sus objetivos. A veces es su propia motivación la que debemos de trabajar. Y no hablemos de padres y madres. Muchos he visto que tienen ganas de intervenir y prevenir procesos perniciosos relacionados con el aprendizaje en sus hijos y se encuentran con puertas cerradas o con pasajes sin salida.

Para tod@os ell@s iniciamos este camino.

Cada semana intentaremos llevar a cabo debates y procesos y a facilitar herramientas , producto de nuestro trabajo y el de otros especialistas, para caminar junt@s, para ver que lo que no se siente es difícil de aprender, para creer de veras que otra manera de aprender es posible.

Gracias por acompañarnos.