Etiquetar es limitar, etiquetar es cerrar opciones

Diapositiva1“Ese niño es vago”, “llora por todo”, ” a veces creo que sólo quiere llamar la atención”, “es muy responsable, de veras, confía en ella, no te fallará ( sobre una niña de 7 años)”, “es más desobediente….”, “es que es hiperactivo”… cómo nos suena, no?

Como padres/madres y docentes, sabemos que etiquetar a los niños es injusto, pero aún así, esta semana varios docentes me han preguntado ” cuando las etiquetas son positivas no es malo, no?”…y si, sigue siendo igual de limitante, es encerrar a un niño o a una niña en una palabra de la que no puede salir porque entonces no encaja.

Una etiqueta es como un rótulo de neón que se lleva en la frente, que es lo primero que ven quienes contactan con esa persona. De hecho, muchos niños cuando se presentan te dicen ” dice mi madre que soy…..”, así, para que no te lleves decepciones. Una etiqueta limita, una etiqueta no deja salir de ese cajón a pequeños y pequeñas que no tienen herramientas para luchar contra ella. Piensa: ¿tú eres solo “madre”, o “padre” o “profe” en todos los aspectos de tu vida? No siempre somos comprensivos, a veces tenemos mal humor, hay días que no estamos atentos y se nos olvidan cosas y hay días que funcionamos como un reloj ¿quién de esas personas eres tú? pues todas ellas y ninguna, … los niños y niñas también.

Una etiqueta no deja escapar, no nos deja empezar de nuevo, nos corta las alas para iniciar otro camino y crear poco a poco a esa persona que queremos ser y eso significa que corta la infancia, que desmotiva las iniciativas de intentar ser diferentes, y en todo caso, impide mejorar. Muchos chicos y chicas, calificados por sus docentes como “irrecuperables” en verdad terminan siéndolo, pero no porque no puedan volver a empezar, si no porque la etiqueta y las expectativas  que ella conlleva  es una losa demasiado pesada, son jóvenes y tienen pocas herramientas. Si hacen algo ” bueno” no es reconocido, y después de todo, “si esperas algo de mí es más fácil dártelo que intentar convencerte de lo contrario” como me decía un alumno la semana pasada. Y me volveréis a preguntar ¿ y las etiquetas “positivas”? Pues limitantes son, y conllevan expectativas con las que muchas veces los niños no pueden lidiar. Un niño”responsable, serio, sensato” siente que tiene que serlo siempre, una niña ” inteligente y de buenas notas” tiene la presión de mostrarlo en todo momento, y todos conocemos niños de habitualmente buenas notas con los que muchos niños no se quieren juntar ” porque siempre están estudiando” como dicen el resto de niños.

Tuve un niño en consulta cuya madre venía angustiada porque había bajado de notas. Indagando, no es que estuviera suspendiendo, solo que no sacaba las notas de siempre: 10, 9. Ahora sacaba 7, 6…..cuando entrevisté al niño, éste me contó llorando que creía que se estaba volviendo tonto, que su cerebro “ya no funcionaba como antes”,  que no tenía amigos, porque él  solo se juntaba con niños de buenas notas y ahora que había bajado, pues, ya no se juntaba con ellos. Una etiqueta le estaba destrozando la vida. El trabajo, no tengo que decirlo, fue con la madre y sus expectativas y con el niño , y convencer al niño de que él es mucho más que una etiqueta.

¡VÍVELO!

  • Revisa tus expectativas con tus niños y niñas, muchas de ellas te llevan a etiquetarlos. No decimos que no pienses que son listas, inteligentes, sensatas o responsables, u olvidadizos, o alegres, o habladores o mas bien tímidos. Una etiqueta es esperar que todo su comportamiento vaya de acorde con lo que piensas, mira con atención como pueden cambiar, cómo pueden mejorar, cómo buscan intentar ser diferentes y explorar hasta dónde pueden llegar.
  • Ten cuidado con las palabras ” siempre” y “nunca”, ellas encasillan tanto con las etiquetas y van junto a ellas la mayoría de veces, no dejan escapar, no refuerzan los esfuerzos que los niños y niñas hacen para salir de aquello que se espera de ellos y no les gusta
  •  Y sobre todo cuidado con las “etiquetas-notas”, un niño no es las notas que saca!!!!!!!! No encasilles a las niñas ni a los niños en función a las notas que tiene, que muchas veces se extrapola a lo responsable, o no, que es; a lo inteligente, o no, que es; a lo buena-bueno, o no, que es…..

 

 

 

 

El por qué de este blog

24-10-2016

Llevo más de 20 años educando, a mí misma, a profesores, a chicos y chicas de todas las edades, a amigos y amigas para quiénes, al parecer, tengo una voz a escuchar en educación, a mis hijos, a padres y madres….tengo al suerte de haber podido aprender de muchos contextos, muchos países y y una gran diversidad de ocasiones y niveles de recursos. En estos años, he ido construyendo, cual puzzle, un cuerpo de trabajo específico, no sólo en cuanto a  temáticas, si no sobre todo  en cuanto a metodologías de trabajo en educación. llevándome a creer, con toda convicción, que el aprendizaje vivido es el más querido, el más aprovechado, el más productivo y el más significativo.

Aprendizaje vivido  cuando se involucran lo cognitivo y lo emocional en él, cuando entendemos que ningún aprendizaje tiene un solo punto de vista, no hay una sola percepción ni un solo prisma desde el que verlo…..y que, sobre todo, cuando algo aprendemos las preguntas surgen y crean nuestras motivaciones para crecer, para avanzar, para buscar, para ver. La verdad verdadera no existe, y si vemos el proceso desde los ojos de los alumnos, veríamos miles de preguntas, miles de porqués que el sistema tradicional no toma en cuenta y desperdicia la oportunidad de crecer juntos y de crecer mejor.

Este blog es una invitación a VER, a MIRAR, a OBSERVAR y DISFRUTAR

VIVELO!

Hace cuanto que no miras a los ojos de tus chicos y chicas?

Cuantos alumnos con ojos azules tienes? Cuántos con ojos verdes? Pregunta a tus alumnos una “estadística” sobre el color de los ojos de sus compañeros, o las pestañas más largas……te sorprenderá cuántas veces no nos vemos entre nosotros, adultos y alumnos, cuántas veces hay lenguajes no verbales de dudas o “¡eurekas!” que no percibimos. No sería mejor si nos comunicáramos viéndonos a los ojos entre todos? Los alumnos no se atreven a decir sus dudas ¿por qué no les ayudas a expresarlas tú?