Formación docente, presencial y constructora de la nueva escuela

Formación docente como pilar de cambio. Formación docente como construcción conjunta de espacio de nuevos de trabajo, de aprendizaje y motivación. Formación docente como herramienDiapositiva1.GIFta indispensable para “desaprender” estrategias antiguas, ineficientes y desmotivadoras y aprender ( y aprehender) herramientas, experimentar lo genial que es entender el aprendizaje de otra manera y creer, firmemente, que otro tipo de escuela es posible.

Muchos grupos de profesores nos dicen que ellos tienen ganas de crear experiencias nuevas, pero que el sistema se lo impide. Y eso, en alguna medida,  es verdad. Pero eso no debería desanimarnos para construir , dentro de nuestra “parcela” de clase, estrategias nuevas. Y conozco de primera mano muchos casos donde el empezar solo, o casi solo, motivó a equipos directivos o a otros docentes a seguir sus pasos dados los resultados y la satisfacción obtenida.

Mi experiencia en formación docente me ha llevado a creer en ella como pilar de cambio por tres razones principales:

  1. Por actualización. Esta es la razón más obvia. Los espacios de formación permiten a los docentes conocer recursos, líneas de investigación, nuevos descubrimientos, etc. Esta parte al altamente motivadora para ellos y ellas, además de los créditos que por formación pueden obtener. Este punto es posible de ser realizado vía online.
  2. Porque es el espacio para construir, juntas y juntos, la nueva escuela, ésa con la que soñamos. Paso a paso, despacito, avanzando juntas/os, el encuentro en espacios de construcción nos permitirá avanzar y plantear, acompañadas mejor que solas, los nuevos parámetros educativos. Las buenas prácticas, compartidas, explicadas y motivadas, se hacen mejor juntas. Nos contamos de viva voz los proyectos nuevos, nos apoyamos en ellos. Abrimos un espacio donde no solo nos quejamos de lo duro de nuestra vocación, si no que nos motivamos  a seguir porque no estamos solos. Una cosa que siempre me ha llamado, y mucho, la atención, desde que trabajo en proyectos educativos es la soledad del docente. Estáis solos aunque estáis rodeados de gente. Peleáis solos en espacios donde hay que rascar para encontrar un momento para compartir con colegas, para preguntar sobre experiencias, donde a duras penas nos encontramos en los pasillos y compartimos información urgente en diez palabras. La formación debería ser el espacio de confluir, de encontrarnos, de abrir ” plaza” para debatir y conocer de otros y otras, de motivarnos y darnos puntos de apoyo en nuestro camino. Y esto, la experiencia me demuestra que no se puede hacer online.
  3. Porque educar es una actitud, y cuando hablamos de actitud, hablamos de tres manifestaciones que se interrelacionan: el componente racional ( o ideativo), el componente conductual y el componente emocional. Los tres componentes forman  la actitud. Y cuando hablamos de transformar la actitud hacia nuestra labor, cuando hablamos de cambiar la educación, cuando hablamos de construir espacios educativos, necesitamos trabajar los tres aspectos, porque lo racional lo compartimos y lo transformamos en ideas nuevas y creadoras, porque lo conductual lo trabajamos entre todos, a partir de buenas prácticas, a partir de la motivación, pero el componente emocional implica sentir, emocionarnos, crear, ver  a los ojos a nuestros compañeros y sentir con ellos que es posible crear una escuela nueva. Y eso, tampoco se puede aprender online.

 

¡VÍVELO!

Hace cuánto que en tu centro no pensáis y debatís sobre formación?

Hace cuánto que sentís que la formación se os hace cada vez más necesaria?

Hace cuánto que tenéis la sensación de que no tenéis tiempo ni espacio para hablar, debatir, conocer lo que hacen tus compañeros o aprender de ese proyecto que tu compañera te contó corriendo?

Plantéate un proyecto formativo. Un proyecto donde se aprovechen las experiencias vividas. Donde aprendas de lo que hacen tus compañeros. Donde podáis crear espacios (más grandes o más pequeños, depende de ti) de creación conjunta. Donde sientas que te acercas más a tus alumnos/as, los entiendes y tienes ganas de crear espacios para ellos/as y para ti.

Llámanos, o llama a quien quieras, pero asegúrate que os ayuden a crear juntos/as, que no sólo os den información, que os remuevan y os den ánimos para emprender un camino diferente en la educación. Tú, tus compañeros/as y tus niños/as se lo merecen….

 

Canales de aprendizaje ¿cuál es el tuyo?

Todos conocemos personas con buena memoria visual, que son capaces de reconstruir mentalmente trayectos, imágenes, colores. Personas que son capaces de fijarse en matices, en detalles, que en un examen cierran los ojos y son capaces de traer a su cabeza la página del libro que necesitan recordar y “ver” mentalmente el párrafo que necesitan.A estas persona se les dice que tienen memoria visual y su canal de aprendizaje está básicamente apoyado en ella.

Otras personas tiene una estupenda memoria auditiva, son personas que aprenden rápidamente letras de canciones, timbres de voz o de sonido. Estas personas recuerdan más lo que dijo el profesor, si contó un chiste, si regañó a alguien, que lo que ven y lo que tocan.

Las personas que poseen memoria táctil, o kinestésica, son personas que perciben matices de texturas, de percepciones corporales, que son capaces de reconstruir recuerdos a partir de sensaciones corporales, necesitan aprender a través del movimiento y el dominio del espacio.

Recordemos que todos tenemos un poco de cada, por ejemplo, que seas auditiva no quiere decir que no recuerdes nada de lo visual. Pero en cada una de nosotras predomina uno , otro o varios.

Los canales de aprendizaje, en pocas palabras, son aquellos canales, aquellas vías por las que percibimos el mundo, por las que aprendemos dentro y fuera de la escuela, no sabemos si fortalecido por el tiempo, por el entrenamiento o si somos así desde el nacimiento. Es el “camino” que nos conecta con el mundo alrededor, con los modelos percibidos, con las sensaciones.

¿Cómo podemos usarlos para aprender? 

 

Las personas visuales precisan imágenes para aprender: colores, esquemas, diagramas. fotos….

Las personas auditivas requieren sonidos, voces para aprender mejor: instrucciones verbales, juegos de palabras, leer en voz alta, etc.

Las personas kinestésicas son las que lo tienen más complicado para aprender, porque la escuela no facilita el conocimiento táctil, pero podemos ayudarlas haciendo gestos para acompañar lo verbal, y fortaleciendo mucho, en la medida de lo posible, que toquen , perciban, vean en directo,todo lo que puedan. Por ejemplo, en los pequeños, aprenderán mejor las sumas y restasc con ábacos, o con pelotas, con objetos en general.

¡VÍVELO!

Analiza cuál o cuáles son tus canales preferentes de aprendizaje. Generalmente enseñamos como nos viene bien a nosotras, con lo cual pretendemos que nuestros alumnos /as  o hijos/as aprendan como lo hemos hecho nosotras. “tú repite mucho que así aprendí yo”, “tú subraya con muchos colores, que así es más fácil”….intenta saber tu tipo de canal de aprendizaje y el de tu niño/a y adáptate a su estilo.

Como docente, ¿haces esquemas en la pizarra? ¿hablas más que escribes?,¿les propones juegos y espacios de percepción de los conocimientos de maneras distintas a  lo habitual?. Intenta tener un equilibrio que te permita llegar a la mayor cantidad de alumnos:

  • Explica verbalmente de manera clara. Intenta incidir de manera clara y concisa en palabras clave.
  • Escribe en la pizarra, intenta ser ordenada para que los alumnos visuales puedan “recuperar” la información con más facilidad
  • Usa colores en la medida que puedas.
  •  Usa esquemas, organiza y sintetiza la información
  • Usa lenguaje no verbal para ayudar en el anclaje de la información de los alumnos/as kinestésicos/as presentes en tu clase.
  • Usa el espacio, usa lo verbal, usa lo visual. Mientras más canales uses, facilitas las vías de aprendizaje de la mayor cantidad de alumnos.

El acoso escolar en los coles e institutos

Muchas veces vemos que las situaciones de acoso y preacoso escolar no son atajados de manera efectiva, conciliadora ni constructiva desde los colegios e institutos, sean públicos, concertados no-bullying-verde-recortadoo privados. Que los centros parecen ignorar las situaciones, mirar para otro lado o minimizar las consecuencias y el dolor que conllevan.

Los alumnos, tanto los que lo sufren, los que acosan y los que observan, frente a esto, se encuentran desconcertados, porque no obtienen el apoyo y ayuda que esperan de parte de los adultos, porque se sienten que no hay límites a sus agresiones y se sienten impunes, porque no saben para dónde dirigirse, o si intervenir o no, en cada uno de los casos.

Los padres y madres, a su vez, se indignan cuando de enteran ( a veces cuando las cosas ya van muy mal) y reclaman una actuación de protección hacia el indefenso o indefensa que muchas veces tarda en llegar, si llega,  y a veces es claramente insuficiente.

Frente a esto, lo que constatamos desde hace mucho tiempo trabajando con centros escolares es lo siguiente:

  • Los profesores no están preparados para situaciones de acoso, abusos ni alteraciones de la convivencia que vayan más allá de portarse mal en clase. Se les ha presentado como un recurso salvador de sus clases la expulsión, y ello se ha demostrado ineficaz en el caso de situaciones de convivencia. A los docentes les faltan espacios formativos frente a estas situaciones, y conocer alternativas de actuación. “Conflicto” no debe ser identificado con “no poder dar clase”.
  • Muchos docentes están aprendiendo a partir del ensayo-error a afrontar estos dilemas diariamente, con el consiguiente sobreesfuerzo, pérdida de tiempo y de ocasiones, y en muchos casos, con mucha quemazón ( sobre todo cuando los equipos directivos no están a la altura). Necesitan apoyo, refuerzo, formación y entrenamiento para que su labor sea efectiva y eficaz, por el bien de todos, por su propia motivación.
  •  Muchas situaciones de acciones contrarias a la buena convivencia no son atajadas claramente en la escuela primaria, donde se contienen los problemas, pero no se solucionan. Si mezclamos los problemas que arrastran los chicos y chicas en primaria con la adolescencia  de la secundaria tenemos un cóctel peligroso, que se manifiesta en conflictos, vulnerabilidad, frustración, incapacidad de afrontar problemas.
  • Tenemos que formar también a los docentes de primaria, en actuaciones de liderazgo de clase, de resolución de conflictos, de comunicación y afrontamiento de la diversidad.
  • En el acoso escolar no sólo  debemos  tomar en cuenta el dolor y el daño físico y/o psicológico que se le infringe a la víctima o el daño moral que sufre al que agrede, también afecta al clima escolar en general, pues lo que observan y no intervienen, se habitúan a un espacio convivencial de desprotección y vulnerabilidad, y harán lo que sea para que a ellos /as no les toque
  • Por último, este ambiente crea un espacio desmotivador con cualquier aprendizaje que no sea el de defenderse a sí mismo.

 

QUÉ PODEMOS HACER?

  • Reclamar espacios formativos para docentes , padres/madres y  alumnos.
  • Cualquier espacio de mediación de conflictos debe de ser un proyecto de Centro y debe darse desde muchos frentes: sensibilización, actuación, prevención, formación. Es necesario  crear cultura de paz en el Centro.
  • El acoso escolar NO SE SOLUCIONA castigando o expulsando al agresor.  Ni proponiendo a la víctima que se cambie de Centro Escolar. El acoso es el resultado de “mirar para otro lado”, de políticas insuficientes para prevenirlo, de escasa formación de adultos que vieron lo que pasaba y no supieron qué hacer, de escasas habilidades sociales y escasa autoestima de parte de la víctima y/o el agresor/a, de escaso control de los impulsos de quienes agreden, de indiferencia de parte de los testigos mudos frente a la situación… Expulsar a quien/es agrede/n o cambiar a la víctima de Centro deja la situación como estaba pero sin escándalos que tapar.
  • Es necesaria la actuación conjunta, preventiva y sensible de parte de TODOS los integrantes de la Comunidad Educativa, y cuestionar nuestra capacidad de negociación, de comunicación y empatía frente a los conflictos. La escuela es la reproducción en pequeña escala de la sociedad que estamos construyendo.
  • Desterrar de nuestra cultura el estigma del “chivato”:  es necesario denunciar lo que nos pasa o les pasa a nuestros compañeros, y para ello deben de existir cauces establecimages-1idos de apoyo y acompañamiento hacia quienes no pueden soportar ver sufrir a sus compañeros ni permitir que algunas personas abusen de otras y que los profesores no se enteren. La fortaleza de quien abusa y acosa está en el silencio de quienes miran y no hablan  y no protestan y no denuncian. En muchos casos la víctima está muy herida como para hacerlo por sí misma.

¡VIVELO!

  • Propón la existencia en tu centro de programas de prevención del acoso escolar, no esperes a que se presente una situación. Normalmente cuando los adultos nos enteramos, los chicos y  chicas llevan ya mucho tiempo sufriendo por ello.
  • Muestra a los docentes las posibilidades de aumentar la motivación y el aprendizaje en los alumnos si saben que existen soportes emocionales, conductuales y de grupo frente a estas situaciones.
  • Exige que los docentes se formen en estrategias preventoras del abuso y en el afrontamiento de conflictos.
  • Fórmate tú,como padre, madre, acompañante, docente, … saber lo que es un conflicto y saber afrontarlo te ayudará en muchos aspectos de tu vida.
  • Fortalece la autoestima de los alumnos y alumnas, enséñales a contar lo que les duele y afecta, abre espacios comunicativos con ellos/as, es la mejor herramienta de afrontamiento ante cualquier conflicto que se les presente….y se les presentarán muchos.
  • El pilar de cualquier programa de afrontamiento del conflicto es la comunicación. Analiza el modelo comunicativo que está absorbiendo tu hijo o hija, qué modelo le estás dando como docente, cuál es el modelo que tiene en sus relaciones sociales.
  • Sólo de manera activa conseguiremos crear la conciencia colectiva de que el acoso no es bienvenido en espacios escolares y de convivencia. Busca ayuda, somos muchos los que creemos que a convivir se aprende, y nuestros niños y niñas lo merecen.