Encuentro con padres y madres

Portada sesion con padres 27 de noviembre 2017El próximo lunes 27 de Noviembre, tendremos una sesión formativa con padres, madres y docentes en Torrejón de Ardoz, Madrid, donde aprenderemos a gestionar de manera más efectiva y provechosa la inteligencia emocional en la escuela y en casa.

¿Cómo aplicar la Inteligencia emocional en la escuela? Abriendo espacios de diálogo, de conocimiento, de apreciación de que somos más que unas notas o un título y canalizando nuestras emociones de forma positiva. Aprenderemos a gestionar la comunicación como una herramienta fundamental para crecer todo juntos en armonía, haciendo de la escuela un espacio de confianza y crecimiento para todos, no solo para los niños.

¿Y en casa? Todos sabemos al diferencia entre casa y hogar, entender que  más de la mitad de nuestras decisiones las hacemos guiados por nuestras emociones nos ayudará a darle mucha más importancia a la correcta gestión de la comunicación, de la empatía, de saber qué sentimos y cómo nos sentimos para dirigirnos a los demás, para comunicarnos con nuestros hijos y nuestra pareja, para saber cómo tratarnos entre todos y crear en casa espacios equilibrados para vivir.

Os esperamos, será una experiencia muy motivadora.

Centro Abogados de Atocha, calle Londres 11-b, Torrejón de Ardoz

Lunes 27 de noviembre del 2017

17.00 horas

Etiquetar es limitar, etiquetar es cerrar opciones

Diapositiva1“Ese niño es vago”, “llora por todo”, ” a veces creo que sólo quiere llamar la atención”, “es muy responsable, de veras, confía en ella, no te fallará ( sobre una niña de 7 años)”, “es más desobediente….”, “es que es hiperactivo”… cómo nos suena, no?

Como padres/madres y docentes, sabemos que etiquetar a los niños es injusto, pero aún así, esta semana varios docentes me han preguntado ” cuando las etiquetas son positivas no es malo, no?”…y si, sigue siendo igual de limitante, es encerrar a un niño o a una niña en una palabra de la que no puede salir porque entonces no encaja.

Una etiqueta es como un rótulo de neón que se lleva en la frente, que es lo primero que ven quienes contactan con esa persona. De hecho, muchos niños cuando se presentan te dicen ” dice mi madre que soy…..”, así, para que no te lleves decepciones. Una etiqueta limita, una etiqueta no deja salir de ese cajón a pequeños y pequeñas que no tienen herramientas para luchar contra ella. Piensa: ¿tú eres solo “madre”, o “padre” o “profe” en todos los aspectos de tu vida? No siempre somos comprensivos, a veces tenemos mal humor, hay días que no estamos atentos y se nos olvidan cosas y hay días que funcionamos como un reloj ¿quién de esas personas eres tú? pues todas ellas y ninguna, … los niños y niñas también.

Una etiqueta no deja escapar, no nos deja empezar de nuevo, nos corta las alas para iniciar otro camino y crear poco a poco a esa persona que queremos ser y eso significa que corta la infancia, que desmotiva las iniciativas de intentar ser diferentes, y en todo caso, impide mejorar. Muchos chicos y chicas, calificados por sus docentes como “irrecuperables” en verdad terminan siéndolo, pero no porque no puedan volver a empezar, si no porque la etiqueta y las expectativas  que ella conlleva  es una losa demasiado pesada, son jóvenes y tienen pocas herramientas. Si hacen algo ” bueno” no es reconocido, y después de todo, “si esperas algo de mí es más fácil dártelo que intentar convencerte de lo contrario” como me decía un alumno la semana pasada. Y me volveréis a preguntar ¿ y las etiquetas “positivas”? Pues limitantes son, y conllevan expectativas con las que muchas veces los niños no pueden lidiar. Un niño”responsable, serio, sensato” siente que tiene que serlo siempre, una niña ” inteligente y de buenas notas” tiene la presión de mostrarlo en todo momento, y todos conocemos niños de habitualmente buenas notas con los que muchos niños no se quieren juntar ” porque siempre están estudiando” como dicen el resto de niños.

Tuve un niño en consulta cuya madre venía angustiada porque había bajado de notas. Indagando, no es que estuviera suspendiendo, solo que no sacaba las notas de siempre: 10, 9. Ahora sacaba 7, 6…..cuando entrevisté al niño, éste me contó llorando que creía que se estaba volviendo tonto, que su cerebro “ya no funcionaba como antes”,  que no tenía amigos, porque él  solo se juntaba con niños de buenas notas y ahora que había bajado, pues, ya no se juntaba con ellos. Una etiqueta le estaba destrozando la vida. El trabajo, no tengo que decirlo, fue con la madre y sus expectativas y con el niño , y convencer al niño de que él es mucho más que una etiqueta.

¡VÍVELO!

  • Revisa tus expectativas con tus niños y niñas, muchas de ellas te llevan a etiquetarlos. No decimos que no pienses que son listas, inteligentes, sensatas o responsables, u olvidadizos, o alegres, o habladores o mas bien tímidos. Una etiqueta es esperar que todo su comportamiento vaya de acorde con lo que piensas, mira con atención como pueden cambiar, cómo pueden mejorar, cómo buscan intentar ser diferentes y explorar hasta dónde pueden llegar.
  • Ten cuidado con las palabras ” siempre” y “nunca”, ellas encasillan tanto con las etiquetas y van junto a ellas la mayoría de veces, no dejan escapar, no refuerzan los esfuerzos que los niños y niñas hacen para salir de aquello que se espera de ellos y no les gusta
  •  Y sobre todo cuidado con las “etiquetas-notas”, un niño no es las notas que saca!!!!!!!! No encasilles a las niñas ni a los niños en función a las notas que tiene, que muchas veces se extrapola a lo responsable, o no, que es; a lo inteligente, o no, que es; a lo buena-bueno, o no, que es…..

 

 

 

 

El niño que no sabía que no podía hacerlo….y lo hizo

El niño que pudo hacerlo
Dos niños llevaban toda la mañana patinando sobre un lago helado cuando, de pronto, el hielo se rompió y uno de ellos cayó al agua. La corriente interna lo desplazó unos metros por debajo de la parte helada, por lo que para salvarlo la única opción que había era romper la capa que lo cubría.
Su amigo comenzó a gritar pidiendo ayuda, pero al ver que nadie acudía buscó rápidamente una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas.
Golpeó, golpeó y golpeó hasta que con-siguió abrir una grieta por la que metió el brazo para agarrar a su compañero y salvarlo.
A los pocos minutos, avisados por los vecinos que habían oído los gritos de socorro, llegaron los bomberos.
Cuando les contaron lo ocurrido, no paraban de preguntarse cómo aquel niño tan pequeño había sido capaz de romper una capa de hielo tan gruesa.
-Es imposible que con esas manos lo haya logrado, es imposible, no tiene la fuerza suficiente ¿cómo ha podido conseguirlo? -comentaban entre ellos.
Un anciano que estaba por los alrededores, al escuchar la conversación, se acercó a los bomberos.
-Yo sí sé cómo lo hizo -dijo.
-¿Cómo? -respondieron sorprendidos.
-No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

Eloy Moreno. Adaptación de un cuento popular.

Incluido en “Cuentos para entender el mundo

 

¿Te suena? Muchas veces los padres, las madres, las tías, los abuelos, los y las profes enviamos mensajes a los niños desalentadores, motivados por nuestros propios miedos, intentando que vean ante todo los riesgos ( y nuestros miedos) antes que se dejen guiar por su motivación e intentarlo . Nuestra intención sincera es protegerlos, evitar que  cometan errores, que se hagan daño, pero las más de las veces conseguimos transmitirles nuestros miedos, los desmotivamos y les hacemos creer que ellos son demasiados pequeños para intentar hacer nada. Desalentamos iniciativas que son producto de su imaginación, de su creatividad y de sus ganas de aportar creaciones propias. Luego, cuando son más mayores, queremos que sean creativos, que no dependan de nosotros y que “tengan sus propias ideas” ( 😦 )

Conozco muchas madres,  padres, docentes que les dicen ” tú puedes con todo”, “que nada te pare”, para decir a continuación “siempre y cuando no te arriesgues a…”, ” pero ten cuidado con…..”, ” a ver si no te caes….”, “siempre te haces daño”…ay! y si al final lo intenta y efectivamente se cae o le sale mal “te lo dije…”, “mamá/papá, tu profe sabe por qué te lo dice”. Aunque nunca sabremos si le salió mal el intento porque efectivamente iba a salir así de todas maneras o porque nuestros miedos lo hicieron intentarlo a medias.

No transmitas tus miedos a los niños. Anímale a  intentar hacer aquello que le motiva. Evidentemente no digo que le motives a intentar volar de un décimo piso, pero déjale trepar, déjale intentar ser el primero, déjale creer que pude entrar al equipo de teatro, déjale que intente convencer a alguien que a primera vista parece imposible. ” Es que no quiero que se frustre” ¿sabes que la tolerancia a la frustración es una cualidad que conseguirá que se enfrente mejor a las frustraciones que inevitablemente le dará la vida? ¿Que superar eso desarrolla una capacidad fortalecedora del carácter como es la resiliencia? ¿Que le estás quitando la posibilidad de que lo consiga?

¡VÍVELO!

¿Sabes lo que es el Efecto Pigmalión? Aunque ahí te dejo el enlace para que sepas más, en pocas palabras es el efecto que ejercemos sobre las personas como consecuencia de lo que de ellas pensamos: si creemos, en nuestro fuero interno que no podrá algo, las probabilidades de que eso suceda se incrementan y d eigual amenra si creemos que si lo conseguirá. Mira qué influencia tiene tu mente y tus pensamientos sobre la realidad que habitualmente termina dándote la razón, lo cual nos muestra la fuerza de nuestras expectativas en las personas para quienes ejercemos como adultos. Esto tenemos que tenerlo en cuenta como padres, como madres, como docentes de nuestros niños y niñas. Influimos en ellos y ellas más de lo que creemos. Explora tus prejuicios, tus ideas sobre cada uno de tus niños, en tu lenguaje hablado, en tu lenguaje no verbal les estás diciendo ” pienso ESTO de ti, creo que NO conseguirás tal cosa, pienso que SI puedes llegar a…, creo que le vida para ti será…”. También es válido para tu pareja, para tus amigos…

No midas a tus niños como sentiste que te midieron a ti. Tanto en capacidades ( si, por más que digas que ha salido a ti….) , como en lo mal/lo bien que lo pasará cuando llegue a….. Tus niños, tus niñas NO SON TÚ.

Y ¡Ay! las notas… no permitas que tu niño, no permitas que tu niña sea, ni para ti ni para nadie, una calificación. Nunca. No pongas sobre ellos una losa que no les deje volar. Los niños no son calificaciones, no los encorsetes, ellos y ellas son muchísimo más que una nota. ¿O tú sólo eres madre, sólo eres padre, sólo eres profe? Somos más que etiquetas, que nos limitan.

Educar a un niño es darle alas para volar. Ningún pajaro vuela si no cree que sus alas lo sujetarán en vuelo. Y repito: también vale para tu pareja, para tus amigos, para tus hermanos. No limites, explora lo que piensas sobre las personas. Cuestiona lo que te enseñaron ( cuántas veces hemos oído en nuestra infancia ” tú no creas en nadie”), y no pases tus heridas a tus niños.

A quienes vuelven a la escuela estos días…..

Diapositiva1

Estos días de vuelta al cole, a la escuela, al instituto, intenta hacer la diferencia, intenta mejorar la vida de alguien, te lo aseguro, mejorará también la tuya.

El bullying, el acoso escolar, no es algo que empieza de un momento al otro. El acoso empieza cuando alguien no tiene amigos y muchas personas, pudiendo, no hacen algo tan sencillo como sonreírle o acercarse a él. El acoso empieza cuando pensamos “eso no es conmigo”, cuando vemos que a alguien se le molesta por ser diferente en la ropa, en la manera de hablar, en las notas, …. El acoso empieza cuando pensamos que los problemas “de los demás” no nos afectan, cuando pensamos que hay que ser un súperhéroe para ayudar a los demás.

El acoso se combate con pequeñas cosas, desde el inicio. Sonriendo a los demás ( ¿sabes que la sonrisa es contagiosa? te lo aseguro, inténtalo), tratando a los demás como quisiéramos ser tratados, no riéndonos de los demás cuando los ponen en situaciones ridículas (¿nos gustaría para nosotros?), dejando claro que para estudiar necesitamos estar bien y no ir a la escuela con miedo. Acércate a quien está solo, ofrécele tu ayuda, sonríele y haz que no se sienta solo o sola. No te digo que seas su mejor amigo si no lo sientes, pero tu compañía es mucho más importante y reconfortante de lo que crees.

Estar solo es el primer paso para ser acosado o acosada. No lo permitas.

 

VÍVELO!

Habla con tus tutores, diles que es importante hablar del acoso escolar en clase. Intenta que quede claro que estudiar y sentir miedo no son compatibles, no es sano, no os permitirá disfrutar de clase.

Como padre, como madre, habla con los tutores, intenta que el centro escolar se adscriba a algún programa de mediación de conflictos, que los profesores reciban formación al respecto.

Como profesor, no te desligues del tema. El acoso escolar no es “cosa de chavales”. El acoso escolar es una situación desagradable que muchos de tus alumnos y alumnas pasan dia a dia, con miedo al ir al instituto, con muchos sentimientos negativos durante las horas de clase, que no le permiten atender ni aprender, que no le permiten crecer sanamente. Un acosador , por definición, no va a parar con alejar al acosado/a, un acosador probablemente irá a más, buscando cuotas de poder a través de la violencia y la agresión, y explorando cada vez nuevos retos. Lo mejor es parar la situación en cuanto se inicia, aunque creas que a ti no te afecta para impartir tus clases. Fórmate, prepárate, habla de ello con tus compañeros.

Seas tutor/a o no, te regalo una dinámica que a mí me permite conocer una clase, los liderazgos presentes y los grupos formados en ella:

Manda una labor conjunta, a la clase. A mi me funciona pedirles que formen un círculo de sillas en el centro del aula, de tal manera que se puedan sentar mirándose unos a a otros. Deja que lo hagan, y observa (por favor, no intervengas, si te preguntan otra vez qué hacer, vuelve a repetir la consigna ” formen un círculo con las sillas en medio de la clase, de tal manera que se puedan sentar mirándoos unos a otros”). Habrá alumnos que pongan su silla y pasen del resto. Habrá alumnos que intenten organizar al resto de buenas maneras y habrá quien lo haga de malas maneras. Habrá alumnos que ayuden a todos a realizar el círculo. Habrá alumnos que estén pendientes de que todos estén bien. Habrá alumnos voluntariosos que ayuden a plegar mesas y pidan espacio para los demás. ¿lo ves? a veces estamos tan encima de ellos que no les permitimos manifestarse de manera libre y no nos permitimos conocerlos. Mira, observa, y apoya a aquellos alumnos que ayudan a los demás y se preocupan por el clima de clase en el que viven tantas horas al día. Muchos alumnos están hartos de escuchar cómo unos cuantos son capaces de agriar dia a dia el ambiente de clase, de ver cómo a sus compañeros se les ridiculiza y molesta y no saben qué hacer. Tu apoyo puede ser muy importante para ellos y para las personas que son acosadas.

Y una vez que estén en círculo, verás que es más fácil conseguir su atención, durante esa hora. Aprovecha para hablar con ellos (sobre el acoso,por ejemplo), o para impartir esa clase en la que precisas de toda su atención.

Escuela, prejuicios y racismo

27052892-grupo-multi-tnico-estudiantes-universitarios-con-carteles-en-el-signo-de-interrogaci-n-delante-de-su (1)Si una sociedad manifiesta dosis de racismo, de discriminación y de ignorancia respecto a la realidad multi e intercultural existente en ella, la escuela lo manifestará. La escuela es el microuniverso donde los parámetros de vida social se reproducen, para bien o para mal. Decimos con naturalidad, porque lo tenemos asumido, que la familia es la célula básica de la sociedad, y deberíamos decir, con la misma naturalidad, que la escuela es la manifestación de lo que como sociedad somos.

 

 

 

El desconocimiento respecto a nuestra realidad migratoria, y cómo ello afecta a los espacios escolares, es palpable entre los docentes y el personal de los Centros Escolares. Tengo que indicar también que las ganas de saber de este colectivo es mucha. Los docentes son conscientes que su formación y su análisis respecto a la realidad familiar, de integración social, de procesos emocionales y de aceptación entre los alumnos migrantes o hijos de migrantes es escasa.

 

La ausencia de población migrante entre el colectivo docente también es un indicador, mostrando en muchos casos, sin saberlo, prejuicios perjudiciales para alumnos y padres/madres. En España aún no vemos a la realidad migrante, de integración y de interculturalidad dentro del currículum de los Centros Escolares. Y nos estamos perdiendo la riqueza cultural que los alumnos traen a clase, todos esos aprendizajes ocultos de los que tanto hemos hablado y que constituyen el espacio de acomodación de aprendizajes posteriores.

Nuestra observación de los últimos 20 años en Centros Escolares es que cuando los alumnos no se sienten aceptados y valorados en todo lo que son ( y su proceso migratorio, o el de sus progenitores, es una parte importante de lo son), se recluyen en quienes entienden sus emociones al respecto, tendiendo a formar grupos por nacionalidad o procedencia dentro de los Centros, ésos que los docentes luchan  tanto para erradicar ( y con razón).

La solución no es señalar constantemente quién eres y de donde vienes.  La solución pasa por procesar y entender en el proceso instructivo la riqueza que cada composición de clase tiene, siendo conscientes de nuestros prejuicios respecto a las posibilidades de cada alumno o alumna según  de dónde venga y de dónde sean sus padres/madres. Y formarnos en ello, teniendo datos, investigaciones que aportar a la discusión y el debate. Porque cuando aplicamos nuestros prejuicios en nuestra posición docente de autoridad, aplicamos racismo y discriminación. La procedencia de alguien no dice quién es ni hasta dónde va a llegar, así como no lo dice su nivel económico, ni el social ni lo bien o mal que nos parezcan los progenitores. Y si conocemos alumnos migrantes en quienes nuestra “profecía” se cumplió y no llegaron a niveles altos de formación, pensemos que posiblemente no fue por que genéticamente o por procedencia no pudo, posiblemente las trabas en el camino fueron muchas….y  nuestros prejuicios aportaron palos en ello.

El racismo y la discriminación matan los sueños de los niños, no contribuyamos a eso, revisemos nuestros prejuicios.

VÍVELO!

¿Qué porcentaje de alumnos migrantes hay en tu escuela? Sabes cuántos de ellos migraron y cuántos de ellos llevan la migración de sus padres/madres consigo?

¿Qué realidad existió en sus países, en su familia  o en su zona para marchar? Qué familias dejaron, qué procesos dejaron?

¿Conoces los sistemas educativos de los países de los que proceden tus chicos? En muchos países considerados “subdesarrollados” existen sistemas educativos alternativos muy interesantes, que pueden ayudarte a enriquecer tu clase y hacer que tus chicos se sientan valorados en sus capacidades.

¿Sabes lo que es Síndrome de Ulises?. Existe, y es una carga muy pesada para muchos chavales, llevándolos a verdaderos cuadros patológicos físicos y mentales.

¿Cuántas veces felicitas a tus alumnos, a los amigos de tus hijos, según lo que esperas de ellos/as? Ejemplo:

“Qué bien lo has hecho para lo pequeño que eres” (que algunas procedencias manifiesten medias de altura menores que las españolas no quiere decir que no puedan hacer cosas)

“Mira, lo has conseguido, y parecía que te iba a ser difícil….digo, porque al venir de fuera todo es más difícil para ti….”( esto lo he oído yo misma de una profesora a un chaval que ya llevaba viviendo en España más de cinco años….),

“Qué bien te expresas, con lo difícil que tiene que ser para ti el español, no?” (dicho a una niña china adoptada por españoles y que vive aquí desde que nació, unos 14 años más o menos…..)

“Con lo mal que se te dan las mates y la lengua, hay que ver lo bien que se te da el piano” (una profesora de música, en mitad de curso, a un chico originario de Europa del Este, que lleva meses con ella y del que ella no se había enterado que en el país en el que vivía había hecho cuatro años de piano y solfeo).

Quitarnos los prejuicios nos hace más libres, más divertidas y más flexibles. Y como padres, madres y maestras, debemos ver a los chavales como lo que son, con sus trayectorias y sus riquezas, y hacerlas crecer.

 

Hermanxs, compañerxs de vida

cabezas-de-ninos-en-circulo
“Hermanos/as” son personas que nos regala la vida para acompañarnos por ella.

En este tiempo de verano en el hemisferio norte, donde compartimos más tiempo familiar que nunca, y de “medio curso” en el hemisferio sur, donde hay pequeños tiempos de descanso escolar, retomamos un artículo que tuvo mucha aceptación. Disfrutemos de lo divertido de tener hermanos, hermanas, compañeros de vida….

“Hermanos” son personas que nos regala la vida para acompañarnos en el camino por ella. Mayores o pequeños, son personas que nos confrontan con nuestra posición en la vida, nos regalan, a lo largo de la vida, momentos de paz, de complicidad y polémica, de pelea, de enfados con el otro y conmigo misma. Compartimos con ellos la conexión a la vida y nos enseñan a compartir, a tener estrategias de obtención de objetivos, a tomar conciencia de mi posición en ese micromundo que es una familia, cualquiera sea la forma de la misma, nos ayudan a encontrar el “dónde estoy”. Los que tenemos  hermanos o hermanas mayores sabemos lo que es saber muchas cosas antes que otros compañeros que no tenían esa suerte. Los que tenemos hermanos pequeños nos hemos sentido poderosos o poderosas algunas veces frente a “los pequeñajos”. Muchos hijos únicos lo son por no tener hermanos y muchos lo son en la práctica por tenerlos tan distantes en el orden de nacimiento que ha sido como si lo fueran. Muchos tienen hermanos con quienes no comparten ADN, pero sí una vida y todo lo que ha dado el corazón. Muchos y muchas tienen la suerte de crecer junto a primos y primas que amplían su universo emocional y afectivo, siendo lo más parecido a hermanos en la vida. Los que pertenecemos a una familia numerosa sabemos lo que es comer rápido para que los mayores no nos quiten las cosas ricas , o porque nuestro padre, nuestra madre,  ante la tarea de dar a tantos de comer, nos metía prisa y aprendimos a aprovechar de una manera práctica los tiempos y las oportunidades.

La competencia entre hermanos es un estímulo que nos ayuda a gestionar habilidades en la vida, a poner en práctica  habilidades para defendernos o para conseguir lo que queremos.

¿Cuántos de nosotros notamos cuando alguien es hijo único o hija única? Los docentes lo tienen claro y lo distinguen con más o menos facilidad. El hábito de compartir, de elaborar estrategias para la obtención de mis objetivos, de gestionar determinadas habilidades comunicativas y protectoras es lo propio en personas con muchos hermanos. Hace algún tiempo, comiendo bocadillos con varios amigos, noté que entre nosotros algunas  personas acabábamos muy rápido de comer mientras otras personas comían con (mucha) más lentitud. Pedí que levantaran la mano quienes tienen más de dos hermanos, y conforme a mi hipótesis, levantamos la mano quienes teníamos el bocadillo terminado en el menor tiempo.

La competencia entre hermanos es un estímulo que nos ayuda a gestionar recursos personales en la vida, a poner en práctica  habilidades para conseguir lo que queremos. Una familia es un universo en sí mismo, con sus reglas y su orden. Mi posición en ella y la parcela del microcosmos que me toca determinan lo que soy y lo que busco en la vida. No soy totalmente partidaria de la Teoría de las Constelaciones Familiares, pero no puedo negar que tiene sentido y conozco casos donde el ser consciente de los roles propios y los de los demás ha ayudado a mucha gente a entender el porqué de determinadas búsquedas vitales. ¿Si no por qué creéis que, cuando los dos hijos o las dos hijas mayores son del mismo sexo el segundo o la segunda siempre es más alto o alta que el primero o primera (al terminar de crecer, se entiende)?  y son polos opuestos en características, en habilidades, en intereses … Buscad los casos que conozcáis, y veréis que es así. La naturaleza lucha para estar por encima alguna vez, es una especie de venganza biológica para el segundo quien durante la etapa de crecimiento siempre ha sido el más pequeño o pequeña, quien pasó más desapercibido, pasó por sentirse  menos listo/a puesto que el primero destacaba por ser la novedad para los padres, abuelos, etc. Y eso entre personitas del mismo sexo es competición vital, el segundo o la segunda necesita buscar su espacio y diferenciarse del primero o primera.

Con los/as hermanos/as, las raíces educativas y familiares comunes se encuentran y fortalecen nuestra infancia y nuestra vida en general.

¡VÍVELO!

 La convivencia con varios hermanos también lleva consigo algo que a  los progenitores les agobia mucho: las competiciones (“peleas”) entre ellos. Primero que nada, he de decir que entiendo por “peleas” la competición por espacios de notoriedad, discusiones por el roce que necesariamente trae la convivencia, la mala gestión, por cuestiones de edad, de responsabilidades dentro de casa, malos entendimientos por lo que se quiere o no se quiere, por juegos, por tiempos, pequeñas “maldades” que buscan molestar ( no hacer daño) al otro, etc. No son peleas: las faltas de respeto, los golpes, los insultos, el buscar hacer daño. Eso es un conflicto que se debe hablar y resolver. Las peleas anteriormente mencionadas son producto de la necesidad de buscar su espacio en el universo familiar, de conseguir la mirada y atención de los progenitores y de buscar su lugar con respecto a las habilidades fraternas. Por lo cual, peleas-competiciones dentro del espacio familiar pueden ser hasta normales, nunca fuera de ella. La identidad común, entre hermanos bien avenidos, debe de primar en espacios externos. Una vez, unos profesores me comentaban que dos hermanos en el Instituto se llevaban a matar, no se podían ver, encontrarse era sinónimo de agresiones físicas y de insultos entre uno y otro. “Como hermanos bien avenidos” me dijeron. Reaccioné inmediatamente: No, eso es un conflicto grave entre hermanos, las peleas y la competición es por el amor y la atención de los progenitores, y fuera de casa, nuestra identidad común nos debería unir y fortalecer. Solicitamos la intervención del apoyo familiar necesario y se llegó a la raíz de un grave problema familiar.

La gestión de los lazos fraternos a veces es una pesada carga para los responsables adultos. Es importante dotarnos de paciencia y de comprensión, y de hacer notorios los lazos comunes que nos unen más allá de las diferencias, y de las odiosas comparaciones. Por favor, como padre, como madre, no compares, hazles ver con tu ejemplo que cada uno, cada una tiene habilidades y competencias propias, muéstrales cómo amar sus particularidades y enséñales a buscar, juntos, sus objetivos. Enséñales a ser complementarios, a ser complementarias, a ser un equipo.

Como docente, no olvides que los hermanos no pueden ser comparados, el párrafo anterior es válido también en espacios escolares, ayúdales a encontrar su propio lugar y a tener su propia voz. Valora lo diferente en cada uno. Siempre les digo a mis hijos ¿eres distinto en algo? Qué bueno. El mundo es de los diferentes, los que hacen la historia han sido personas que no eran igual que los de su época, que lucharon por hacer las cosas diferentes, por tener un punto de vista complementario, aunque ello les haya hecho luchar más que los demás en algunos ámbitos.

¿Y qué hay de cierto en la teoría del “hijo sándwich”? Imaginemos que estamos en una familia donde el mayor o la mayor siempre despierta el asombro de los progenitores: el primer día de cole, las primeras buenas o malas notas, la primera salida con amigos, ….y por otro lado, quien es el o la más pequeña despierta el encanto y el engreimiento de los padres o madres: el último, el bebé, al que hay que proteger. En ese escenario ¿cómo nos sentimos si somos el hijo o hija de “en medio”? Y si el sexo de los o las tres es el mismo, esto es más real aún. Claro que hay factores que modifican esta teoría, como las diferencias de edad, pero a grandes rasgos, es así. No estoy diciendo que necesariamente este hijo  medio desarrolle problemas conductuales, o académicos, nada de eso. Simplemente que en muchos casos necesitará que nos pongamos en su lugar y le prestemos la atención necesaria por cosas positivas, que si no, posiblemente la busque obtener por vías negativas.

Movimiento, verano y aprendizaje

mujer-saltando-verde-panueloQue el verano es un buen momento para aprender? Que? Si. El verano es un tiempo para hacer aquello que no hemos hecho durante el curso, y eso implica aprender de maneras diferentes.

Todos conocemos ese profesor que les recomendó a sus alumnos disfrutar durante el verano, dejándoles tareas que no tenían nada que ver con estudiar en el sentido clásico del término. Y todas ellas eran para aprender: aprender a movernos, algo que hacemos poco durante el curso. Aprender a mirar, algo que hacemos menos durante el curso. Aprender a sonreír, algo que hacemos poco y mal durante el curso. Aprender a sentir, algo que (¡uffffff!) gastamos poco durante el curso y fuera de él.

Para los que inician verano en el hemisferio Norte y necesitan renovar energías para el curso que viene y para quienes en el hemisferio Sur están en medio de curso, y a modo de evaluación de mitad de curso pueden y quiere reajustar estrategias de aprendizaje, de crecer y de sentir, os dejamos razones por las cuales es bueno movernos, mirar, sentir, crecer y construir con las manos y los sentidos.

  1. Por desarrollo neurológico. La actividad física genera BDNF, proteína del cerebro que posibilita mejores conexiones neuronales, incrementando la memoria, , la flexibilidad, la velocidad de procesamiento. La actividad física es una especie de lubricante neuronal, generando mejores redes de procesamiento, y logrando procesos neuronales más eficaces y eficientes.
  2. Por oxigenación.  Una oxigenación correcta, evitando largos periodos sedentarios posibilita mejoras notorias en todo el organismo, incrementando la atención, el recuerdo, y las relaciones lógicas con el entorno.
  3. Por compartir, por comunicarnos con otros. Jugar con otros aumenta nuestras posibilidades de comunicación eficiente, nos ayuda a resolver conflictos generados por el compartir espacio y ayuda a ubicarnos entre nuestros pares.
  4. Por sentirnos bien. Todas conocemos esa sensación: nos da pereza movernos, salir, tomar el sol, correr un poco, pero cuando lo hacemos, tenemos la sensación de energía durante todo el día. Y si lo hacemos en compañía, mejor.
  5. Por cambiar de actividad y postura. Estamos muchas horas sentados, estudiando, investigando, conduciendo si somos adultas y muchas de nuestras actividades son en la misma postura sentada. Movamos nuestro cuerpo, cambiemos de postura, no permitamos que partes del mismo se nos lesionen por falta de movimiento, todos conocemos niños y niñas que desde muy jóvenes tienen problemas de espalda debido a estar muchas horas sentadas y empezando una vida sedentaria muy pronto.

¿Necesitas más razones para moverte más tú y tus niños a partir de hoy?

 

¡VÍVELO!

Si estás empezando el verano, aprovecha para moverte y hacer aquellas cosas que durante el largo y frío invierno no podrías hacer. Si normalmente tienes una vida sedentaria intenta cambiarla y si es en compañía, mejor, te resultará aún más gratificante. Muévete, verás que, sin darte cuenta, sonreirás más.

Deja que los niños y las niñas exploren, se ensucien y jueguen al aire libre. Si vives en un pueblo pequeño, aprovecha los espacios y el tiempo que tenéis,. Si no puedes irte a pasar el veranoa  a un pueblo, escápate fuera de la ciudad en cuanto puedas, o aprovecha parques y jardines, respira hondo y disfruta de todo lo verde que puedas. ¿Cuántas veces nos vemos diciendo ” está aquí al lado, ya disfrutaré otro día de este parque, este paseo, …?” Ese día es hoy, y mañana, y pasado….

Si estás en medio del curso escolar, y los horarios y las obligaciones del trabajo y el estudio te hacen creer que no hay tiempo ni espacio para moverte, quítate esa idea de la cabeza. En casa nos retamos a concursos de baile (un videojuego) los fines de semana, y más que coordinar los movimientos, no paramos de reírnos. Date un minuto antes de iniciar tus clases con movimientos de hombros, estiramientos sencillos, movimientos de cabeza. Respira hondo y cuenta hasta 7 antes de exhalar el aire en 8 segundos, lentamente, notarás que tus hombros dejarán poco a poco la postura de estar “en guardia” que mantenemos habitualmente. Hazlo con tus alumnos, verás que bajarán tensiones, y su cerebro estará más presto a todo lo que les quieras mostrar en esa sesión.

Aún si las notas obligan a muchos alumnos a estudiar en el verano,dales espacio de moverse, de caminar, de estar con otros y otras, de gestionar emociones. Ayúdalos a generar espacios de desarrollo y conexión neuronal que posibiliten mejores resultados de aprendizaje. Porque en verano, o invierno, moviéndonos también aprendemos.